presentada por
Menú
Duelo en la cumbre

Dos equipos, un objetivo

Realmente, dijo durante la concentración de invierno en Dubai Uli Hoeness, para él el FC Bayern es el líder. "Nos sentimos campeones de invierno. Cuatro goles no son nada para el Bayern de Múnich", dijo el director deportivo poco después de, por poco, no conquistar el liderato. Sólo por la pequeña mejor diferencia de goles, mantuvo el TSG Hoffenheim el primer puesto.

El viernes el campeón alemán tiene la oportunidad de lograrlo. "Sólo hace falta mirar a la clasificación. Estamos muy motivados". Dijo Juergen Klinsmann ante el partido contra el cuarto clasificado, el Hamburger SV (Hamburgo). Un único punto sería suficiente para adelantar al Hoffenheim, que el sábado juega en casa contra el Cottbus. Pero Klinsmann no quiere concesiones en el duelo norte-sur: " Queremos los tres puntos".

Después del impresionante partido de octavos de final de la Copa DFB contra el Stuttgart, al que el Bayern se impuso por 5:1, el equipo va muy seguro de si mismo a Hamburgo. "El equipo está muy motivado. Queremos cuanto antes estar los primeros", enfatizó Klinsmann. Pero también el Hamburgo – que tras imponerse por 3:1 al TSV 1860 también sigue en la Copa -, está muy motivado para el partido. "Con una victoria podemos ponernos primeros", comentó el presidente de la junta directiva Bernd Hoffmann. Sólo dos puntos separan al Bayern del Hamburgo.

"El Hamburgo es un rival difícil. Será difícil para nosotros jugar allí", tiene claro Klinsmann. El entrenador está convencido de que el equipo, tras el partido realizado en Stuttgart y la resonancia que ha tenido en los medios de comunicación, seguirá con los pies en el suelo. "Queremos alcanzar muchas cosas está temporada, pero vamos de partido en partido. El equipo está muy concentrado en cada encuentro", dijo Klinsmann, "y tiene mucha experiencia, como para saber que jugando tres competiciones, no nos podemos permitir ningún despiste".

Y contra el Hamburgo mucho menos. Aunque por sanción el equipo norteño no podrá contar con Ivica Olic, que el año que viene jugará con el Bayern de Múnich, dispone de muy buenos jugadores, como el ex-bayern Paolo Guerrero, que seguramente sustituirá al croata. "No tengo ningún miedo del Bayern, jugamos en casa", dijo el entrenador Martin Jol, "será un partido emocionante".

Además en el pasado reciente el Hamburgo no ha sido precisamente un contrario fácil para el Bayern de Múnich. El balance desde la temporada 2005/06 es el peor contra un equipo de la Bundesliga: en los últimos siete partidos, el Bayern sólo se impuso en uno de ellos, perdiendo tres y empatando otros tres. El encuentro de la primera vuelta en Múnich acabó 2:2 después de ir ganando el Bayern por 2:0.

Mientras que el Hamburgo no podrá contar con una pieza importante en el equipo como es Olic, Klinsmann dispone de casi todos sus jugadores. Como Daniel van Buyten que vuelve al equipo después de superar una gripe. Aunque Lukas Podolski no está todavía en disposición de jugar. Pero el entrenador podrá empezar el partido con el mismo equipo con el que disputó el encuentro de Copa en Stuttgart. Sólo quién tirará los penaltis no lo tenía claro Klinsmann: "eso lo decidirán entre ellos".