presentada por
Menú
Cumbre sureña

El Bayern muy seguro a Stuttgart

El tiempo sin fútbol se ha acabado y para empezar al Bayern le esperan dos partidazos: primero, el martes por la noche, juega contra el Stuttgart en octavos de final de la Copa DFB, por un puesto en la siguiente ronda; tres días después, inicia en Hamburgo la segunda vuelta de la Bundesliga y con ello la caza para hacerse con el primer puesto de la clasificación. "Hemos tenido algunas semanas para prepararnos. Ahora todos se alegran de que por fin empiece", comentó Philipp Lahm.

El campeón alemán comienza 2009, seis semanas y media más tarde, en el mismo sitio donde terminó 2008: el estadio Gottlieb-Daimler de Stuttgart. En el último partido de la primera vuelta, el Bayern y el Stuttgart empataron a dos goles. "Es una eliminatoria difícil. Jugar en Stuttgart, es todo menos fácil", dijo el entrenador Juergen Klinsmann, ante la vuelta a la región de la que procede. Pero añadió: "Si se quiere llegar a la final en Berlin, hay que pasar también eliminatorias como esta". Por su parte Lahm cree que con un partido así, el equipo "puede demostrar de lo que es capaz".

Difícil misión

Que ya el primer partido del año se juegue al todo o nada, no asusta a los jugadores del Bayern de Múnich. "El equipo está bien preparado para la difícil misión que tenemos por delante. Los jugadores saben que con partidos de eliminatoria, no se puede bromear, las cosas no se pueden luego arreglar", explicó Klinsmann. Un partido de Bundesliga "se puede arreglar, pero no uno de la Copa. Eso lo tienen claro los jugadores y con esa mentalidad queremos jugar el partido desde el principio".

Como ocurrió en el partido que acabó 2:2 en diciembre, Klinsmann espera también esta vez "un encuentro muy disputado, con muchas emociones. Los dos equipos quieren ganar y lo darán todo". Pero a diferencia del último partido, cuando el Stuttgart poco antes de acabar el encuentro, empató con un golazo de Sami Khedira, “esta vez el equipo lo quiere hacer mejor y salir del campo como ganador", dijo Klinsmann.

Esta vez juega Ribéry

Klinsmann se mostró seguro de, tras una primera vuelta satisfactoria, comenzar la segunda con buen pie. "El ambiente es muy bueno, hemos hecho los deberes. Estamos bien preparados y nos alegramos de jugar el partido". A la confianza de Klinsmann, contribuye claramente, el poder contar esta vez con Franck Ribéry, que hace seis semanas no pudo jugar por una contusión en el hombro.

Con los que no podrá contar será con Daniel van Buyten (Gripe) y Toni Kroos y Lukas Podolski (todavía recuperando la forma). Sin embargo, ve a la plantilla lo suficientemente fuerte, como para ir "con toda la confianza a Stuttgart, hacer un buen partido y, esperemos, ganarlo". Aunque sea en los penaltis. "Por supuesto entrenamos los penaltis, puede que se llegue a ellos", explicó el entrenador. Pero Lahm "preferiría ganar tras los 90 minutos reglamentarios. Ese es nuestro objetivo".