presentada por
Menú
Lahm, Rensing y cía.

Triunfan juntos desde las inferiores

Si uno busca a Philipp Lahm o Andreas Ottl, normalmente los encuentra jugando al tenis de mesa. Ambos pasan casi cada minuto libre del entrenamiento en Dubai con las paletas en la mano, enfrentándose entre sí o jugando dobles contra Christian Nerlinger y Phlipp Laux. Unos metros más lejos se encuentra Michael Rensing jugando al billar, también Christian Lell y Bastian Schweinsteiger frecuentan ambas mesas.

Pero a Lahm (categoría 83), Ottl (85), Rensing (84), Schweinsteiger (84) y Lell (84) no los une solamente los mismos intereses. “Nos llevamos muy bien, hacemos muchas cosas juntos y nos vemos más seguido que lo que vemos a nuestras mujeres o novias”, contó Rensing sobre la buena relación que existe entre ellos. Desde muy jóvenes, juegan en gran parte juntos para el Bayern, ganaron en 2002 el campeonato alemán juvenil A y ahora son parte también de la plantilla profesional del Bayern.


Hoeness elogia a las jóvenes promesas

“Hay buenas promociones, que continúan de manera consecuente”, dice Uli Hoeness en una charla al fcbayern.de. El manager elogió los trabajos de preparación de jóvenes talentos en el Bayern. “Tenemos entrenadores muy profesionales, una situación muy favorable. Y con Hermann Gerland como entrenador amateur, contamos con alguien que estimula a los chicos cuando se acercan a la vida profesional. Funciona bien”.

Pero que cinco jugadores a la vez de casi la misma promoción (y, salvo Rensing, muniqueses de pura cepa) jueguen en un equipo de primera como éste es algo “fuera de lo común”, opinó Rensing. “No creo que se haya dado muchas veces algo así en un nivel tan bueno como en el que se encuentra el Bayern en este momento”, dijo convencido el sucesor de Kahn.


Como ocurrió alguna vez en Manchester

Efectivamente: un grupo de jugadores de las mismas edades en el mismo club en el fútbol profesional (europeo) se volvió algo muy raro a partir de la Ley Bosman de 1995. En el cambio de siglo jugaba un tal David Beckham (año 75) junto con los hermanos Neville -Gary (75) y Phil (77)-, Nicky Butt (75) y Paul Scholes (74) en el Manchester United. Juntos festejaron varios campeonatos ingleses en ese club y ganaron en 1999 como coronación, la dramática final contra el Bayern en la Liga de Campeones. Los cinco provenían de las divisiones inferiores del Manchester.

En el Bayern hubo a mediados de los 90 una situación parecida, cuando Markus Babbel (año 72), Christian Ziege (72), Dieter Frey (72), Dietmar Hamann (73) y el actual manager del equipo Christian Nerliner (73) ganaron la Copa UEFA. También la mayoría de ellos provenía de las inferiores del Bayern.


Malabarismo constante

“Los jugadores jóvenes, frecuentemente tienen dificultades al arrancar, por eso hay que tener paciencia. Y eso es algo, que en estos tiempos no se tiene mucho”, consideró Hoeness. “Por un lado se les quiere dar una oportunidad. Por el otro tenemos que ganar cada semana los partidos. Por eso es un malabarismo constante.” Algo que logró muy bien el Bayern con esta camada.