presentada por
Menú
“Esto no nos va a desmoronar“

Una derrota sin mucho drama

El gran arranque de esta segunda vuelta fue precedido por la decepción. Tres días después de lucirse con un 5-1 en los octavos de final de la Copa Alemana ante el Stuttgart, el Bayern cayó derrotado en el partido inaugural de la segunda vuelta de la Bundesliga ante el Hamburgo, por 1-0. De esta manera, el equipo de Munich desaprovechó la oportunidad de subirse al primer puesto de la tabla y, además, terminó con una racha de 17 partidos sin conocer la derrota.

“Ahora estoy decepcionado y enfadado, porque nos habíamos propuesto algo”, dijo el entrenador Jürgen Klinsmann tras el pitido final, en el estadio Nordbank-Arena de Hamburgo, colmado por 57.000 espectadores. Un gol de Mladen Petric (minuto 44) poco antes del entretiempo, significó la “derrota evitable” (según Karl-Heinz Rummenigge) del Bayern, que además fue superado en la tabla de posiciones por su rival de ayer.

El Hamburgo mostró una actitud mucho más activa y agresiva que el respeto mostrado por el Stuttgart unos días antes. En especial, en los primero 30 minutos, lo que no le permitió al Bayern continuar en sintonía con el rendimiento en la Copa Alemana. “Nos dormimos en la primera media hora. Estábamos dispersos, no ejercimos presión y dejamos jugar al HSV. El equipo entero no estaba presente“, dijo un crítico Klinsmann.

Autocrítica

“Si estás lejos del balón, el balón no entra en disputa”, criticó también el capitán Mark van Bommel. “Tal vez se creyó que, después del gran partido ante Stuttgart, iba a bastar con la mitad de la fuerza. Pero eso no puede ocurrir ante ningún equipo, y menos ante el HSV Hamburgo“, opinó el presidente de la junta directiva sobre y le recriminó al equipo “la falta de agresividad” en la primera hora.

Al promediar la primera parte, el Bayern pudo ir metiéndose en el partido, y quién sabe cómo hubiera terminado el partido, si el árbitro Knut Kircher no hubiera anulado el gol inicial de Luca Toni (minuto 28) por una supuesta falta del italiano. “Un gol genial”, dijo sobre el ex goleador profesional Klinsmann sobre la acción, para determinar su posición al respecto: “No dependió del árbitro que nos hayamos ido son las manos vacías”.

Salvo “la muy pasiva primera parte“ (Michael Rensing), el equipo bávaro debió recriminarse sobre todo la gran cantidad de ocasiones desaprovechadas en el segundo tiempo. Miroslav Klose (48., 66., 82.), Luca Toni (55., 69.) y también el ingresado Tim Borowski (78.), se olvidaron de su habitual seguridad goleadora. “Tuvimos las chances necesarias para emparejar el partido, pero el balón no parecía querer entrar”, opinó Klinsmann,

Cinco oportunidades claras

En el segundo tiempo hemos jugado realmente bien, pero no supimos aprovechar las mejores chances. Un empate hubiera sido lo justo, incluso una victoria“, consideró Rummenigge, alegando que la tercera derrota de la temporada fue más que innecesaria. “Tuvimos cinco oportunidades claras. Si no puedes concretar una, entonces no puedes llevarte un punto”, agregó Rensing.

Y la mira ya está puesta en el partido frente a Dortmund, el próximo domingo. “Si ganamos ante Dortmund estaremos un punto por encima de la primera ronda”, calculó Van Bommel. En ese entonces, el Bayern empezaba la temporada con dos empates encadenados. “Esto no nos va a desmoronar. Tenemos 16 partidos por delante, en los que tenemos la posibilidad de lograr ser campeones por mérito propio”, dijo Klinsmann y advirtió: “¡Para ello debemos conquistar los tres puntos la semana que viene!”