presentada por
Menú
Decepcionados y molestos

Autocrítica del Bayern: “Culpa propia”

Un ex delantero como Uli Hoeness todavía posee el olfato goleador y sabe donde hay que estar en el momento decisivo para meter el balón a la red contraria. El sábado el Bayern tuvo en sus manos la opción perfecta para hacerse al primer puesto de la Bundesliga, lo que no se logró porque pasaron cosas imprevistas en el Estadio Olímpico de Berlín, por ejemplo que a dos metros de la línea de gol se pateó el balón por encima del travesaño.

“Es culpa propia si no se hace uso de una oportunidad como la que ofreció el Hoffenheim; yo no entiendo como los jugadores no hacen más de ello” dijo un decepcionado Uli Hoeness al termino del partido que el Bayern perdió en Berlín por 2-1. Juergen Klinsmann concluyó que “la tabla de posiciones aún no está como debe”, por ello el equipo debe aguardar a una nueva oportunidad de treparse al primer lugar.

Clara superioridad

“Decepcionado, pero ante todo molesto” reveló Klinsmann su estado de animo al día siguiente a la derrota en entrevista con FCB.tv. La razón es obvia: las estadísticas revelan un 62 por ciento de dominio del balón, 18 disparos al arco contra 8 del rival, 20 centros y sólo 11 del dueño de casa; “la carga del partido la llevamos nosotros y en dos contragolpes encasillamos los goles” expresó Klinsmann sobre las anotaciones de Andrey Voronin en los minutos 38 y 77.

“El Berlín tuvo tres oportunidades y marcó dos goles, eso es lo que decide un duelo y nosotros no presionamos lo suficiente para provocar nuestras propias anotaciones“ se quejó el entrenador del Bayern que no ve reflejado en el marcador las virtudes del rival sino las deficiencias de su propio grupo.

Sólo Klose doblega al rival

Principalmente en la primera parte el Bayern logró en muy contadas ocasiones acercarse con peligro al área rival. El reproche de no haber aprovechado sus opciones también le tocó escucharlo al equipo, sólo Klose consiguió doblegar al rival con su gol en el minuto 61; por lo demás, en la cancha no se tuvieron los medios para superar al arquero Jaroslav Drobny, quien atajó, en opinión de Uli Hoeness, “de manera increíble”.

“Después del 1-1 no fuimos capaces de poner cifras definitivas” consideró Philipp Lahm refiriendose a las acciones de Bastian Schweinsteiger (minuto 68) y Landon Donovan (minuto 71). Uli Hoeness suena de todas formas tranquilo: “Hicimos demasiado poco con las muchas ocasiones de anotar que tuvimos en el segundo tiempo; de todas formas no me parece que hayamos empeorado, pues los otros tampoco es que hayan jugado como para que tengamos miedo. Yo no me preocupo”

Aún favorito

Que en esta oportunidad no se haya ascendido al liderato es algo que no tiene vuelta atrás, pero como asegura el gerente del Bayern, “da lo mismo quien sea primero cuando faltan 14 fechas por jugar; yo me molestaría si en la jornada 34 no estamos arriba en la tabla, pero no veo señales de que algo así vaya a ocurrir”.

Hoeness está seguro que para el Berlín el liderato es algo transitorio: “ellos podrían ser campeones, pero el único rival verdadero del Bayern en la carrera por el titulo es el Bayern mismo”. Incluso su hermano Dieter, gerente del Berlín, coincide en este pensamiento y proclama que “al final el Bayern será campeón”.