presentada por
Menú
Sin Toni, ni Van Buyten

Bayern busca seguir de racha

El Bayern viaja con la confianza renovada, pero preocupado por las bajas en la plantilla para el partido de Bundesliga, el domingo ante el Werder Bremen. Cuatro días después del 5-0 en Liga de Campeones ante el Sporting de Lisboa, el conjunto muniqués también quiere recuperarse en la competición local para mejorar su puesto en la tabla, venciendo al equipo del brasileño Diego. Pero para ello, el entrenador Jürgen Klinsmann tendrá que prescindir de algunos jugadores.

El delantero Luca Toni tuvo que interrumpir el entrenamiento el sábado por nuevas molestias en el tendón de Aquiles. Ni el campeón mundial italiano, ni Daniel Van Buyten, quien debido a una gripe ni siquiera pudo participar del entrenamiento, podrán ingresar al campo de juego del estadio Weser. También sigue en duda Philipp Lahm, que también parece estar engripado. Por el contrario, Massimo Oddo se recuperó sorpresivamente y dijo estar preparado para jugar. El italiano, que en el partido en Lisboa se lesionó el tobillo, hará un esfuerzo y participará del encuentro en Bremen.

Más allá de las bajas y la última victoria en Champions, el Bayern sabe lo que realmente es importante en Bremen. “No podemos quedarnos de brazos cruzados. El campeonato está muy avanzado y tenemos que sumar puntos ya”, exigió el mánager Uli Hoeness, quien advirtió que “no nos podemos permitir una derrota en Bremen”.

Así lo considera también Klinsmann, quien cree que no hace falta mucha motivación, luego de tres derrotas en los cuatro partidos de la segunda vuelta, así como el claro fracaso 2-5 en el partido de ida ante el rival del domingo. “Tenemos dos opciones: reprocharnos el 2-5 o concentrarnos en avanzar en la tabla”, dijo el entrenador de 44 años y se refirió “a un objetivo claro. Tenemos que recuperar la punta”.

Un encuentro emocionante

Al Bayern puede jugarle en contra que los locales, que también recuperaron confianza en la semana en Copa UEFA a diferencia del Hertha de Berlín o el Colonia, se comporten distinto y no se amontonen atrás, más aún ante su propio público. “Ambos equipos tienen un planteo ofensivo, prefieren una victoria a un empate”, reconoce Klinsmann. “Creo que será un encuentro emocionante”.

Así lo ve también Franck Ribéry: “Es siempre más agradable jugar contra un equipo que ataca y que intenta meter goles, como lo hacemos siempre nosotros”, opinó el francés que estuvo ausente en el partido de ida por encontrarse lesionado y que tuvo que ver cómo perdían sus compañeros desde las gradas. “Recuerdo muy bien el 2-5”, dijo Ribéry, para quien el partido es “igual de importante” que el del miércoles en Lisboa.