presentada por
Menú
Un Bayern poco convincente

'Debemos recuperarnos pronto'

Casi todos en silencio y con la cabeza gacha, los jugadores del Bayern dejaban ayer el estadio Allianz Arena. Así mostraron su decepción por la sorpresiva e innecesaria derrota ante el Colonia por 1-2 de local –la tercera en los cuatro partidos de la segunda vuelta- y la posibilidad desaprovechada de alcanzar la punta de la tabla en la Bundesliga.

“Estamos decepcionados. Con una victoria hubiéramos podido colocarnos primeros en la tabla”, opinó el presidente de la junta directiva Karl-Heinz Rummenigge sobre la nueva posibilidad desperdiciada de alcanza el liderazgo. Al mismo tiempo, destacó la “suerte de que nuestros rivales no nos lleven muchos puntos de ventaja”.

Sólo dos puntos separan al equipo muniqués de los líderes Hoffenheim y Hertha de Berlín. “Da mucha bronca”, consideró también el entrenador Jürgen Klinsmann, que tras la quinta derrota en lo que va de la temporada dijo: “Por supuesto que estamos frustrados. Jugamos muy mal y ahora quedamos en esa mala posición”. Cuatro días antes del partido de visitante por los octavos de final de la Liga de Campeones ante al Sporting de Lisboa, el equipo perdió la oportunidad de recuperar confianza antes de un partido muy importante.

A pesar de ello, el partido ante el bien organizado y agresivo Colonia en un estadio colmado con 69.000 espectadores, no había comenzado del todo mal. Miroslav Klose había puesto en ventaja a los bávaros en el minuto 13, pero una decisión injusta del árbitro que consideró que había posición adelantada, anuló “un gol absolutamente correcto”, según palabras de Rummenigge.

Reclamo de Hoeness

“Por segunda vez nos anulan un gol claro“, reclamaba el manager Uli Hoeness, haciendo alusión al gol de Luca Toni en el partido inaugural de la segunda vuelta, de visitante, ante el Hamburgo. “Con un 1-0, el partido hubiera sido probablemente distinto”, completó Rummenigge. En su lugar, los visitantes aprovechar dos contraataques unos minutos más tarde y se pusieron en ventaja 2-0 con goles de Fabrice Ehret (22) y Daniel Brosinski (34).

“Cuando se juega contra un rival que se defiende atrás con 10 hombres, es una gran diferencia, si se va ganando 1-0 o se pierde 0-2”, analizó Hoeness y llamó a mantener la calma, tras dos derrotas seguidos: “No tiene sentido buscar responsable ahora”. De todas formas, dio a entender que la situación tampoco es la mejor. “No hay muchas cosas buenas que rescatar”, agregó.

Klinsmann criticó sobre todo que, tras ir perdiendo, su equipo “no reaccionó con la garra, lucha y agresividad necesarias. Sólo se limitó a intentar jugar, pero eso no alcanza. Hay que desgastar al rival y eso no lo logramos. Eso no nos lo podemos permitir. Ahora tenemos que demostrar que podemos superar juntos este momento tan complicado”.