presentada por
Menú
La suerte del virtuoso

Klose cree, marca y lo celebra

Hace tiempo, en el Kaiserslautern ya hubo otros mano a mano en los entrenamientos. El delantero Klose contra el portero Weidenfeller. Seis años y medio después se repitió el duelo, esta vez en partido de la Bundesliga y en la Allianz Arena. "Me ha gustado jugar contra Miro. Somos buenos amigos", dijo Weidenfeller tras el pitido final. Pero celebrarlo, sólo pudo celebrarlo Miroslav Klose.

Aunque poco antes de que acabase el encuentro, parecía que el ganador iba a ser el portero del Dortmund. Hasta cinco veces logró desbaratar clarísimas ocasiones de las que gozó el delantero muniqués. Parando dos remates de cabezas bien colocados (17. y 70.) y tres mano a mano (21., 27., 79.) en los que demostró tener muy buenos reflejos. Al final en total, Klose remató diez veces a portería, más que ningún otro jugador, pero hasta las dos últimas ocasiones parecía que no iba a ser su día.

Entre las piernas

En el minuto 87, el delantero del Bayern marcó el decisivo 2:1, pasando el balón entre las piernas de Weidenfeller y tres minutos después sentenció el partido, 3:1. Con una voltereta celebró sus dos primeros dos goles en un mismo partido esta temporada. Pero tras el encuentro no se olvidó de su amigo: "Roman ha demostrado que es un gran portero".

"Miro es un delantero genial“, devolvió los elogios Weidenfeller. Pero Klose lo primero que sintió nada más acabar el encuentro, fue alivio. Todas las ocasiones que tuvo y que no logró materializar intentó "olvidarlas lo antes posible. Siempre creo que lo puedo conseguir. Y así se termina consiguiendo". Hoeness por su parte comentó: "Eso es lo que distingue a un goleador, que no nunca se da por vencido".

Casi sustituido

Al final Klose tuvo contra el Dortmund la suerte (el gol) de los virtuosos. "Me alegro por él, de que allá marcado los goles decisivos. Si no, hubiera terminado siendo el perdedor del partido", comentó Franz Beckenbauer. Y Juergen Klinsmann estaba contento de que "Miro haya terminado dejando su marca en el partido".

Y eso que el entrenador sopeso la posibilidad de sustituir al jugador. Pero creyó en su instinto y al que cambio fue a su compañero Luca Toni, que tampoco había estado muy acertado hasta entonces. "Fue una decisión 50:50. Lo hemos hablado en el banquillo con Martin Vasquez y Uli Hoeness", explicó Klinsmann.

Goleador y pasador

"Cuando me dí la vuelta, gracias a Dios, no era el 18", se alegró Klose de no ver su número en la tabla de cambios. "Hay que agradecérselo al entrenador". Para Klose fue "importante, jugar los 90 minutos, para meterme en el partido y luchar. Estaba seguro de que tendría recompensa".

Luchar, luchó Klose durante todo el partido. Ya en el empate a uno participó el delantero, al lograr en un último esfuerzo ante dos contrarios, pasar a Franck Ribéry, quién disparó a puerta, antes de que Zé Roberto aprovechase el rechace para marcar. Klose logró en el partido contra el Dortmund sus goles 14 y 15 de la temporada, reforzando su posición como el jugador que más goles ha marcado del equipo. También es el que más ha participado en los goles, en total en 23, 15 marcados por él y 8 en los que dio el pase de gol.

16 partidos, 16 goles

"Hay a veces partidos, días, meses o años, en los que la pelota no quiere entrar", filosofaba Klose, "gracias a Dios, no es mi caso". Pues el delantero del Bayern ha participado en los últimos 16 partidos oficiales, en 16 goles (11 goles, 5 pases de gol).

Y ahora llega su rival favorito: Hertha BSC Berlin. Diez veces encontró puerta Miro en los 13 partidos que ha disputado contra el equipo berlinés. Y en la capital alemana no hay ningún amigo en la portería – tal vez apunte mejor un poco antes.