presentada por
Menú
El retiro de Sagnol

"Mi corazón se queda aquí"

Al final, quedó una sonrisa en el rostro de Willy Sagnol. Antes de dar una entrevista en el estudio de FCB.tv, vio en la pantalla algunas imágenes de su carrera en el Bayern. Como cuando regateó a tres rivales atrás en el Allianz Arena, o cuando convirtió un gol y se tiró al césped. Tal vez resuena otra vez en sus oídos ese extenso “Willyyyyy” que le dedicaron siempre los hinchas del Bayern. En el Allianz Arena se va a extrañar ese cántico. Este lunes, Willy Sagnol terminó su carrera.

“Simplemente, se acabó. Debido a los dolores ya no me es posible continuar jugando al fútbol. Lo debo aceptar”, dijo el defensor derecho de 31 años. Permanentes problemas en el tendón de Aquiles lo obligan a tomar esta decisión. “Estoy triste y me resulta difícil. Siempre soñé con otro final“. Hubiera dado todo por poder jugar “un par de años más”.

Hoeness triste

Pero eso ya no es posible. Luego de una odisea por consultorios médicos en toda Europa, Sagnol -quien en la pretemporada de verano se lesionó y debió ser operado- debe aceptarlo. “He intentado todo en las últimas semanas. Pero los médicos están todos de acuerdo: No va más”. Hasta al caminar siente dolores. Sagnol presentará entonces su baja por invalidez deportiva.

“Lamentamos muchísimo que Willy se vea obligado a dejar su carrera”, opinó con tristeza Uli Hoeness sobre el retiro del último integrante ganador de la Liga de Campeones 2001 del plantel. “Willy fue uno de las mejores transferencias que hemos hecho nunca”, dijo el manager del club, “fue un gran profesional, un ejemplo para los jugadores más jóvenes un orgullo para nosotros en toda Europa. Será realmente difícil reemplazarlo”.

“Un gran jugador“

También el entrenador Jürgen Klinsmann hizo mención a la “gran pérdida para el Bayern y para el fútbol. Willy era un jugador y una persona excelentes”. Zé Roberto dijo en nombre de todo el equipo “estoy muy triste y lo voy a extrañar”. El entrenador del seleccionado francés Raymond Domenech se mostró conmovido y opinó sobre el final “dramático” de su carrera. “Fue un gran jugador”, agregó Domenech.

El 58 veces jugador del seleccionado francés y vicecampeón del mundo 2006, que en 2000 llegó al Bayern desde el AS Mónaco, deja en Múnich “muchos buenos recuerdos” y amigos. “Aquí he conocido gente, en el plantel y en el club, muy valiosa para mí. Eso es lo más importante”, opinó Sagnol.

Coleccionista de títulos

No hay que olvidar sus conquistas. Copa del Mundo, Liga de Campeones, cinco títulos de Bundesliga, cuatro de Copa Alemana y tres de Copa de la Liga. La lista de logros de Sagnol, después de ocho años y medio en el club es larga. “He ganado más títulos de lo que pensaba”, dijo haciendo un balance muy positivo de su tiempo en Múnich.

“Le Chef“, como lo llamaban los medios especializados, jugó 276 partidos oficiales (8 goles) para el conjunto bávaro, la última vez en la fecha 33 de la temporada pasada, en la victoria 3:2 ante el Duisburgo. La última vez que se puso la camiseta del club fue en julio pasado en un partido amistoso ante el Colonia. En 184 partidos de la Bundesliga, realizó 40 asistencias de gol, una gran cantidad para un defensor.

¿Futuro mánager?

No sólo por eso será inolvidable. “Como persona, él tiene sus ideas y principios”, dijo Hoeness de Sagnol y contó sobre charlas en las que no se discutía solamente de fútbol, “sino también sobre la vida. Entre nosotros siempre hubo buena química”.

Hoeness puede imaginarse muy bien “volver a encontrarse a Willy, pero del otro lado del escritorio”, como mánager. “Es un muchacho inteligente, que está en condiciones de llevar adelante un club”, agregó. Una vez le aconsejó “que se tomara su tiempo para reflexionar y ordenar sus ideas”. Exactamente eso es lo que hará Sagnol ahora. Quiere tomarse tiempo para él y su familia, dijo. “Mi futuro no está definido todavía. Todo está abierto“. Sólo un trabajo como entrenador no podría “imaginarlo en este momento”.

Despedida en mayo

Por ahora, el jugador de 31 años se quedará de todas formas en Múnich, probablemente hasta que finalice la temporada. Después se mudará con su familia al sur de Francia. El deseo de Hoeness es despedirlo con todos los honores, de ser posible, en la celebración del ansiado título de campeones. “Confiamos plenamente en que tendremos a finales de mayo una gran fiesta en Múnich. Y ese es el momento perfecto para despedir bajo el gran arco del Allianz Arena a Willy”, opinó el mánager.

Entonces, los aficionados, seguramente volverán a gritar “Willyyyyy”. “Viví en el Bayern casi 9 años maravillosos y una relación muy especial con la afición”, dijo Sagnol. “Un par de veces más” estaré en los próximos meses en el estadio. Sagnol sabe que en el Bayern, está en su casa. Para despedirse dijo: “El club fue mi hogar. Ahora me voy, pero mi corazón se queda aquí”.