presentada por
Menú
Un trío, cinco goles

Toni, Klose y Ribéry, imparables

Miroslav Klose anticipó en vísperas del encuentro cómo podría funcionar. Al concluir el entrenamiento del Bayern, se arrodilló frente a su compañero, el delantero Luca Toni, y le dibujó las jugadas en el césped con ambos dedos índices. Juntos discutieron sus planes. Un día después, en los octavos de final de la Liga de Campeones ante el Sporting Lisboa, las cosas no comenzaron nada bien para Toni.

Con toda la fuerza de sus 1,96 metros, el italiano que estaba en duda por sus molestias en el tendón de Aquiles, disputaba una y otra vez el balón con los defensores del Sporting, Anderson Polga y Tonel. Y más de una vez el árbitro decidió en su contra. Pero cuando por fin tuvo una oportunidad de acercarse solo al arco, un compañero le “robó” la ocasión. Franck Ribéry quería terminar él mismo la jugada.

La determinación de Ribéry

Con la pelota pegada a sus pies, el francés corrió 40 metros hasta alcanzar el área contraria, se libró de dos jugadores del Sporting y cuando Toni se le cruzó, le hizo con la mano un claro gesto: este gol es mío. A continuación Ribéry colocaba un caño a Tiago, el guardameta del Sporting, y el Bayern se ponía 1-0 en el minuto 42.

“Es lo que decidió Franck en ese momento. Ahora que llegué hasta aquí, lo termino yo”, opinó Jürgen Klinsmann. Ribéry, quien más tarde convertiría su segundo gol (minuto 63) de penal para lograr así su primer doblete en Liga de Campeones, comentó: “El primer gol me hizo muy bien. Era importante para recuperar un poco la confianza”.

Klose y su olfato de gol

Es que en los partidos anteriores, el crack francés no lo tuvo nada fácil, con dos y hasta a veces tres jugadores contrarios marcándolo. “Tuve algunos partidos complicados y además estaba un poco agotado”, dijo el Ribéry. Ante el Sporting, esos problemas parecieron desaparecer.

Klose también estaba bajo presión. En Lisboa alcanzó su cuarto gol tras la pausa invernal. Terminó de empujar un cabezazo de Toni con el muslo, para poner el 2-0 en el minuto 57. En la lista de goleadores de la Liga de Campeones, está bien arriba junto al argentino Lisandro López del Oporto, quien también ha logrado hasta ahora seis goles.

Final feliz para Toni

¿Y qué ocurrió con Toni? “Hemos hecho todos un gol y el tuyo está por venir”, dijo Klose a su compañero durante el partido. Y tenía razón. Pero Toni tuvo que esperar hasta el minuto 86. Entonces cabeceó el balón al arco y en el tiempo de descuento logró el 5-0, alcanzando –también como Ribéry- su primer doblete en Liga de Campeones.

“Miro me dijo después del primer gol: ¿Ves? Al final también has hecho tú un gol”, cuenta Toni. El italiano estaba sobre todo agradecido con Ribéry, que fue quien preparó los goles con dos centros. Fueron las asistencias número seis y siete de Ribéry en esta temporada de Liga de Campeones, ningún otro jugador tiene, ni de cerca, tantas. Su comentario al respecto: “Luca se pone siempre triste, cuando no mete un gol, así que le preparé dos”.