presentada por
Menú
'Ahora estamos cerca'

Una jornada para el FC Bayern

Corría el minuto 87 de partido y una sensación de decepción, incluso de desesperanza, se estaba apoderando de la Allianz Arena. Tras más de 30 disparos a la portería del Borussia de Dortmund y numerosas claras ocasiones, el marcador seguía 1:1. Pero el equipo de Juergen Klinsmann no acertaba a marcar.

Y en estas colgó Mark van Bommel desde el centro del campo un balón alto sobre el área del Borussia, el defensa Santana no acertó a despejar y la pelota le llegó a Miroslav Klose, que, esta vez sí, consiguió superar a Roman Weidenfeller y poner por delante a su equipo en el marcador, 2:1.

Y así fue de emocionante la alegría en que estalló el banquillo del Bayern de Múnich y el público en las gradas y la liberación que se sintió por el gol tardío de Klose, sobre todo porque poco después volvió a marcar . "Hemos tenido cien mil oportunidades y no hemos convertido ninguna. Así se puede terminar empatando y provocando la risa en los contrarios", respiró tranquilo Uli Hoeness.

Hubiera sido frustrante

Hoffenheim y Hertha sólo empataron y Hamburgo y Leverkusen incluso habían perdido – para el Bayern de Múnich hubiera sido "frustrante", no aprovechar el pinchazo de los demás. "Por eso los dos goles de Miro fueron muy importantes", comentó Hoeness la victoria por 3:1 (1:1) contra el Borussia de Dortmund, que supuso para el equipo muniqués recuperar la segunda posición, a sólo un punto del líder, el Hoffenheim.

Como tantas veces esta temporada, esta victoria fue producto de la moral y de las ganas. Muy pronto quedó el Bayern por detrás en el marcador, por el tanto de Nelson Valdez (2.), pero inmediatamente cercaron los jugadores bávaros el área rival y gozaron de numerosas ocasiones. Mediada la primera parte, Zé Roberto (24.) logró igualar el partido. Pero como una semana antes en Hamburgo, se desperdiciaron numerosas ocasiones. Hasta que poco antes de acabar el encuentro, con los goles de Klose, se vio recompensada la lucha de los jugadores del Bayern de Múnich.

Una victoria peleada

"El equipo quería el gol y ha luchado por lograrlo", alabó Juergen Klinsmann y recordó el partido contra el Hoffenheim. Entonces Luca Toni, que había gozado de bastantes claras ocasiones, también poco antes del final del partido, logró el gol de la victoria. "Si se cuentan nuestras ocasiones y las del Borussia, tendríamos un gran resultado", opinó Hoeness sobre las oportunidades de cada equipo, 35:13 a favor del campeón alemán.

"Es bueno para el equipo, gozar de tantas ocasiones", dijo Mark van Bommel y continuó: "Tenemos las ocasiones y si las utilizamos, ganamos a cualquier rival en Alemania". En Hamburgo una semana antes, por desgracia, no fue el caso, sino estaría el Bayern de Múnich ya donde quieren llegar: la primera posición. "Ahora estamos cerca del Hoffenheim. No les vamos a dar tregua y la semana que viene queremos dejarlos atrás", dijo Klinsmann.

Uli Hoeness confía incluso, lograr una buena distancia para cuando llegue la Champions League. "Los jugadores saben perfectamente, que ahora no nos podemos permitir ningún error, para lograr distanciarnos". Y ya el próximo fin de semana en Berlin llega el siguiente „big point“. "Jugamos contra un rival directo. Estos son los partidos que hay que ganar, para lograr distanciarnos", sabe muy bien Hoeness.