presentada por
Menú
Victoria contundente

Bayern vuelve a luchar por el título

Corría el minuto 25 del partido entre el Bayern Múnich y el Hannover, y el equipo bávaro volvió a luchar por el título. Miroslav Klose marcaba el 2-1 con un cabezazo y el público reaccionaba al unísono: “El Bayern va a salir campeón”, se podría escuchar al unísono en el estadio Allianz Arena.

El apoyo de lo aficionados fue relevante para conseguir la mayor goleada de local para el Bayern en esta temporada. Con el 5-1 ante el Hannover, el equipo bávaro no sólo se recuperó de la eliminación en la Copa Alemana ante el Leverkusen tres días antes, sino que consiguió además los primeros tres puntos después de tres partidos seguidos sin ganar en Bundesliga. En la tabla de posiciones, el Bayern pasó del quinto al segundo puesto y quedó a cuatro del líder, el Hertha de Berlín.

“Constantemente hacia adelante“

“Tenemos todas posibilidades de ser campeones. Vamos a meterle presión al Hertha”, advirtió Jürgen Klinsmann, quien consideró que fue un triunfo “muy merecido, incluso en la cantidad de goles. Hay once partidos más. Depende de nosotros”, dijo el entrenador, que pretende que sus jugadores hayan comenzado “una racha” a partir de este partido. Uli Hoeness estaba muy satisfecho con el equipo: “Ahora se trata de seguir constantemente hacia adelante

Hannover no debería ser ni más ni menos que el punto de partida para que el Bayern comience a recuperar terreno, así como lo fue el partido de ida en Karlsruhe. “Hoy no fue más que un partido oficial”, dijo Philipp Lahm y coincidió Miroslav Klose, quien consideró el partido como “sólo un pequeño paso”. “Sin pretender menospreciar al Hannover, hoy no se nos exigió demasiado”.

Gran juego de equipo

Así se lo pudo considerar a partir del minuto 25. Antes, el Bayern “se había complicado solo la vida”, como señaló Daniel van Buyten. Jiri Stajner había puesto en ventaja a los visitantes (15.), lo que al final terminó siendo una anécdota al margen. Van Buyten (20.), Klose (25.) y Hamit Altintop (34.) dieron vuelta el partido en pocos minutos, mientras que Lukas Podolski (73.) y Martín Demichelis (89.) completaban más tarde el marcador final.

“El equipo no se dejó estar tras el 0-1 y comenzó a responder paso a paso“, analizó Klinsmann, el rendimiento de sus jugadores. Sin los lesionados Franck Ribéry y Luca Toni, ni el sancionado capitán, Mark van Bommel, el equipo respondió con un gran juego colectivo. “Los que entraron al campo de juego dieron una gran demostración de juego en equipo”, explicó el entrenador.

Cambio de actitud

El espíritu colectivo había sido reforzado tras un encuentro previo al partido. “Tuvimos una buena charla y cada uno dio su punto de vista”, contó Van Buyten, quien estaba convencido que esa debate grupal dio sus frutos. “Se notaba antes del partido, que cada uno estaba comprometido con su labor y concentrado. Y cuando cada uno demuestra su clase, son pocos los equipos que pueden vencernos”.

Klinsmann ya había hablado el día del partido por la mañana de una “sana tensión” en el equipo. “Los jugadores sabían que la situación estaba complicada. Y esa tensión es la que supieron capitalizar en el campo de juego. Se notó desde el comienzo que estaban con ganas”, indicó el entrenador. “Estuvieron punzantes, presentes e hicieron daño al contrario. Si hacemos hincapié en estos puntos, vamos a lograr todo lo que queramos”.

“Seguir así como contra Hannover“

Ahora toca corroborar este rendimiento en los próximos partidos. “Tenemos que salir a jugar todos los partidos como contra Hannover”, exigió Klinsmann, quien agregó: “Todavía tenemos mucho por hacer en la Bundesliga. La recuperación acaba de empezar”. En esa misma sintonía, los aficionados del Bayern mostraban una pancarta al terminar el encuentro: “Rendirse nunca. ¡Siempre hacia delante!”.