presentada por
Menú
Se ha ganado

El Bayern no cederá

Tras el pitido final en los vestuarios de la Allianz Arena hubo un intercambio. El jefe de ojeadores del Bayern se encontró con su colega del Barcelona y le entregó un DVD del partido que acaba de terminar, con la victoria del actual campeón alemán sobre el Karlsruher SC, por 1:0. Pero tras analizar el partido, los enviados del Barcelona no se quedarán precisamente preocupados de cara al encuentro de Champions League dentro de dos semanas y media.

"No hace falta hablar: ha sido malo, pero hemos ganado", fue el resumen que hizo el capitán Mark van Bommel tras el partido. Después de tres buenos partidos y un festival de goles contra el Sporting (7:1), Hannover 96 (5:1) y en Bochum (3:0), esta vez el Bayern de Múnich se tuvo que dar por contento con una victoria por la mínima. "En esta fase del campeonato hay que ganar estos partidos, eso hemos hecho. Sólo cuentan los puntos, los tenemos y lo demás da hoy igual".

Igual que el Hertha

Así lo vio también el director deportivo Uli Hoeness, a quién los pitidos de una pequeña parte del público no le impidieron mostrarse contento con la 14 victoria de la temporada. "No hemos jugado especialmente bien, pero hemos merecido claramente la victoria. Si se quiere ser campeón, hay que ganar estos partidos", dijo Hoeness. El líder, el Hertha BSC, "ha ganado los últimos diez partidos así. Por eso recibió todo tipo de alabanzas y nosotros tenemos que pedir disculpas".

Pero Hoeness también podía comprender el descontento de los 69.000 espectadores que llenaron la Allianz Arena y que sobre todo en la segunda parte, con las bajas temperaturas reinantes, no pudieron entrar en calor con el juego de los locales. "Los espectadores quieren que barramos al Karlsruher, que es último, por 5:0. Pero cuando te das cuenta de que delante no se logra nada, tienes que mantener la calma y sacar el 1:0 adelante", continuó Hoeness. "La clasificación no te regala nada por hacer un partido bonito y un bonito 1:1".

Primer gol de Sosa

Y eso que la primera parte parecía una continuación de los últimos partidos. Con el recuperado Franck Ribéry, el Bayern de Múnich jugó con buen ritmo y logró disponer, al principio del partido, de unas cuantas buenas ocasiones, que de todas formas no pudo aprovechar. Hasta que José Ernesto Sosa, en el minuto 34, consiguió tras un preciso pase de Ribériy, inagurar el marcador y su propia cuenta particular jugando con la camiseta del Bayern de Múnich.

Pero tras el descanso el juego de los locales dejo de tener fluidez. "Sobre todo en la segunda parte no han funcionado las cosas como nos lo habíamos planteado. Estuvimos muy nerviosos, el Karlsruher entró cada vez más en el partido y tuvo sus ocasiones", analizó el entrenador Juergen Klinsmann. El equipo echó en falta sobre todo a los dos delanteros lesionados, Luca Toni y Miroslav Klose. "Se tienen menos posibilidades delante y así no es fácil", explicó Hoeness.

No cederá ante nadie

Así que el equipo tuvo que luchar hasta el final, en " una catastrófica segunda parte" (Michael Rensing), para lograr los tres importantes puntos. En el tiempo de descuento, Zé Roberto despejó un remate en la misma línea de gol. "Conseguimos tres puntos, Hertha ha perdido, la jornada ha sido perfecta para nosotros", comentaba Rensing.

"Estamos contentos de que volvemos a estar ahí y no cejaremos en el empeño. Aumentaremos la presión, da igual sobre quién", dijo Klinsmann. Tras la pausa por los encuentros de selecciones, ya el siguiente partido contra el VfL Wolfsburg, con el que comparte la segunda posición, , es "otra final", según Klinsmann. "Será un partido decisivo", opinó también Hoeness. Seguramente los espias del Barcelona verán otro Bayern de Múnich.