presentada por
Menú
“A apretar”

Karlsruhe al frente y Barcelona en la mente

¡Barcelona, Barcelona, Barcelona! Este viernes sólo había un tema en el Bayern tanto para la afición como para las directivas y los jugadores; todos, menos uno, se ocuparon de fenomenal sorteo de cuartos de final de la Champions League.

Juerguen Klinsman se encargó de devolverlos a todos a la realidad: “Eso no tiene importancia, ahora se trata de lo siguiente, ¡Karlsruhe, Karlsruhe, Karlsruhe!

El entrenador señaló que la obligación primaria en la Bundesliga es “salir campeón” y recordó que antes de enfrentar al “mejor equipo de Europa en este momento, quizás del mundo” hay que seguir apretando en el campeonato local, así como se logró ante el Hannover (5-1) y el Bochum (3-0), y continuar con la serie de victorias que permita presionar al líder Berlín (que juega en Stuttgart), al Wolfsburg (rival del Bielefeld) y al Hamburgo (enfrenta al Schalke).

El tablero engaña

“Tenemos quizás la posibilidad de reducir la distancia ante el primero y separarnos del grupo que persigue, pero para ello tenemos que ganar” dijo Philipp Lahm; el portero Michael Rensing exigió también una victoria y el entrenador Klinsmann habló de un “muy, muy importante partido en la Bundesliga”.

El Karlsruhe llega a Múnich ocupando el último lugar de la clasificación y en su equipaje traen cuatro derrotas consecutivas y cero goles a favor en los cinco partidos recientes. Klinsmann advirtió de todas formas que “el Karlsruhe es mejor de lo que dice el tablero y no podemos subestimarlos”.

Sin Klose y sin Toni

En el Bayern hay alegría por el regreso de Franck Ribéry luego de dos semanas de pausa, pero en cuanto a la ya definitiva ausencia del dúo de ataque Klose/Toni, según estimó el entrenador, “hay que hacer lo mejor posible, tenemos un par de soluciones bajo la manga”. Lukas Podolski es el único delantero en buen estado físico, pero sin embargo se espera este sábado un buen resultado.