presentada por
Menú
Fuera de la Copa Alemana

'La primer gran derrota'

Los milagros siempre existen en el fútbol. ¿Qué hincha del Bayern no conoce el “milagro de Milán” o el “milagro de Getafe”?. Un “milagro de Dusseldorf” no aparecerá en los libros de historia del club más ganador de la historia del fútbol alemán. El Bayern se encontraba 0-3 en los cuartos de final de la Copa Alemana en su visita al Bayer Leverkusen, y aunque en dos minutos pudieron acortar la diferencia a 2-3, no fue suficiente para un final feliz del estilo Getafe.

“Cuando nos encontrábamos 0-3 abajo, reaccionamos bien, pero no logramos convertir el tercer gol y perdimos merecidamente”, analizaba el mánager Uli Hoeness la derrota por 2-4 ante el Leverkusen, que lo dejó fuera de la Copa Alemana. Así se esfuma el sueño de conquistar los tres títulos posibles. “Ahora tenemos que concentrarnos en la Bundesliga y la Liga de Campeones y desgraciadamente, olvidar la Copa”, sostuvo el entrenador Jürgen Klinsmann tras el partido en el LTU Arena.

Hoeness y Klinsmann elogiaron con razón la actitud del equipo, cuando se encontraba 0-3. “El equipo siguió luchando y estuvo cerca de lograr el 3-3”, dijo Klinsmann. En un dramático final se dieron dos buenas posibilidades de empatar y de lograr el “milagro”. Pero en realidad, lo que más sorprendió a Hoeness fue que el equipo reaccionar tan tarde: “Nos hubiera gustado la misma motivación, pero desde el comienzo”.

Desde el comienzo del encuentro, el equipo de Klinsmann fue muy presionado por el Leverkusen. “El Leverkusen ha presionado mucho y ha sido muy agresivo permanentemente. No nos han dejado desarrollar nuestro juego”, explicó Klinsmann. “No los dejamos respirar”, dijo satisfecho el delantero del Leverkusen, Patrick Helmes, al finalizar el partido. Para el equipo del Rin, esta fue la primera victoria ante el Bayern después de ocho derrotas seguidas en partidos oficiales.

Mirar hacia delante

"Ha faltado desde el principio la disposición para correr y la voluntad para luchar los balones divididos”, opinó Miroslav Klose sobre la superioridad del Leverkusen. “Hemos llegado siempre tarde, por eso el Leverkusen ha podido hacer su juego.” Los cuatro goles en contra fueron consecuencia de errores individuales. “Por ello, la situación se nos fue de las manos”, dijo Hoeness.

La derrota, que significó quedar fuera de la Copa, fue la cuarta de ocho partidos oficiales en lo que va de 2009. “En estos momentos, las cosas no suceden como quisiéramos”, tuvo que admitir Hamit Altintop. “Este fue el primer golpe fuerte, porque quedamos fuera de un campeonato. Todo lo demás se puede arreglar”, dijo Hoeness optimista y enfatizó: “Ahora no sirve de nada, hacerse reproches. Si no miramos para adelante, podríamos perder de vista nuestros otros dos objetivos".

El Bayern quiere seguir adelante con todo en los otros dos campeonatos, Bundesliga y Liga de Campeones. “Ahora necesitamos una racha positiva en la Liga, para seguir avanzando”, dijo Klinsmann. El partido de local el sábado ante el Hannover 96 será el comienzo. “Intentaremos poner en la cancha un equipo que mantenga vivas las esperanzas de alcanzar el título”, dijo Hoeness. “Con un Bayern así no es suficiente, tenemos que dar más”, dijo Klose.