presentada por
Menú
Evolución satisfactoria

Sosa aprovecha su oportunidad

Los seguidores del equipo sabían lo que había que hacer. Cuando José Sosa, en el minuto 72 del partido se dirigió hacia la banda, para que entrase en su lugar Andreas Ottl, el argentino recibió el aplauso de los aficionados. Algunos de los espectadores que llenaban la Allianz Arena, incluso se levantaron de su asiento, lo que normalmente sólo se hace cuando Franck Ribéry es sustituido. Pero también en esta ocasión los aplausos eran merecidos.

Pues Sosa había sido el que en el minuto 34, tras un buena jugada de Ribéry, puso a su equipo por delante en el marcador. Además al final el gol del argentino, significó los tres puntos para el Bayern de Múnich.

"Estamos muy contentos, de que José haya vuelto a hacer un buen partido y haya hecho su primer gol", dijo el entrenador Juergen Klinsmann tras el encuentro. También Uli Hoeness estaba contento con el centrocampista, que en esta temporada no había sido todavía el centro de atención. "No había sido últimamente precisamente el goleador del equipo y por eso me alegro por él", respondió el director deportivo a preguntas de fcbayern.de.

Casi cedido

Sosa es el clásico ejemplo, de lo rápido que van las cosas en el fútbol. En la pausa invernal se barajó la posibilidad de cederlo, para que pudiese disponer de más minutos de juego. Pero en el último momento no se pudo concretar su cesión al Palermo. Cuando el último fin de semana Miroslav Klose se lesionó en Bochum, Juergen Klinsmann tuvo que recurrir deprisa a Sosa y esté lo agradeció con su mejor partido con el Bayern hasta ese momento.

Contra el Karlsruher Sosa incluso mejoró su rendimiento y no sólo por su gol. "Tuvo detalles, que muestran porque lo fichamos y por eso estoy muy contento con su evolución", dijo Hoeness sobre el ganador del encuentro, que en los medios ya había sido señalado como una mala incorporación. Ya hace una semana dijo Hoeness: "Ahora me alegro, de que la cesión se frustrase".

Sosa con problemas de adaptación

Sosa llegó a Múnich en el verano de 2007 procedente del Estudiantes de la Plata. En su primera temporada disputó unicamente 15 partidos de Bundesliga, en ocho de ellos además sin formar parte del once inicial. Y tampoco esta temporada su balance es mejor. Hasta el partido de Bochum, sólo había jugado en seis partidos y sólo en la derrota en Hannover jugando desde el principio.

"El último año y medio ha sido difícil y con algunas complicaciones", dijo Sosa, que reconoció, problemas de adaptación al "juego más agresivo y muy físico" de la Bundesliga . También el adaptarse a un medio muy diferente para él, no ha sido fácil. "Mi vida ha cambiado completamente".

En el Bayern de Múnich confían, en que Sosa con los dos últimos partidos por fin haya encontrado su sitio. "Seguro que le va a dar confianza y eso es lo que él necesita", cree Uli Hoeness. Y Sosa espera, "que siga gozando de oportunidades. Ahora necesito continuidad y ritmo. Quiero aprovechar mi oportunidad". Contra el Karlsruhe lo consiguió desde luego.