presentada por
Menú
Gran partido del belga

Van Buyten: gol y entrega total

Que Miroslav Klose haya sido el que más disparó a portería en el partido ante el Hannover, tiene lógica. Klose es delantero centro y su oficio es meter el balón bajo los tres palos. Pero que el lateral Daniel van Buyten haya estado a la altura de su compañero y que terminara el partido con cuatro disparos al arco, es algo para destacar.

La labor de Van Buyten es más bien evitar goles o jugadas de peligro de los contrarios. Con casi 70 por ciento de balones divididos ganados, el belga posee la tercera mejor marca de todos los jugadores de la Bundesliga. Así y todo, este futbolista de 1,96, que aún no alcanzó las cinco amarillas, aprovecha cada oportunidad para llegar al área rival. Un ejemplo de esto fue el cabezazo que puso el empate transitorio para el Bayern, tras el tiro libre de Bastian Schweinsteiger. Un gol decisivo, que encaminó la victoria final por goleada de los bávaros.

“Estoy contento que, gracias a mi gol, el equipo haya reaccionado“, dijo Van Buyten, que sin exagerar consideró que el gol “fue importante para mi, para el entrenador y para todo el equipo”. Ese fue su tercer gol en esta temporada de Bundesliga en doce partidos jugados. De esta manera, iguala los números de hace dos años en su primera temporada en el Bayern.

En aquel momento, Van Buyten era suplente. Ahora rota seguido con Lucio y Demichelis. “Sólo se puede demostrar que uno está para el equipo”, dijo el jugador considerado varias veces por Klinsmann como ejemplo de gran entrega. “Hoy di todo de mi y espero que el técnico esté satisfecho”, señaló Van Buyten al finalizar el encuentro.

Y Klinsmann estaba satisfecho. “Fue un gran gol y no fue casual. Daniel es un tipo que lucha constantemente. Tiene una convicción y profesionalismo increíbles”, dijo el entrenador del Bayern. “Es un ejemplo de lucha y fuerza de voluntad”, agregó Klinsmann.

Hoeness también elogia a Van Buyten

Tan destacable fue la actuación de Van Buyten ante el Hannover, que terminó totalmente extenuado. En el calentamiento previo al partido se había dislocado el tarso del pie al tropezar, según unos estudios realizados el domingo por la mañana. “Pero simplemente lo postergó. Al final ya ni podía caminar más”, dijo Klinsmann. Pero recién cuando Lukas Podolski aseguró la victoria con el 4-1, Van Buyten pidió el cambio.

“Salí al campo de juego y me mentalicé. Simplemente me dije: Vamos, tienes que poner todo de ti. De todas maneas no estamos todos en forma, peor no puede ser”, explicó Van Buyten, que aguantó hasta el minuto 76. Tal vez fueron las palabras de Uli Hoeness las que lo hicieron dejar de lado el dolor: “El manager me dijo: Vamos, tienes que contagiar a los demás. Eso me motivó mucho”.