presentada por
Menú
Klinsmann reclama:

'Cada uno debe hacerse cargo'

En la casa Klinsmann, la luz estuvo encendida hasta altas horas en la noche del sábado al domingo. Al regresar de Wolfsburgo, el entrenador volvió a ver el partido en el que fueran derrotados por 1-5 (PT 1-1) y analizó cada uno de los goles “diez, quince veces”, como comentó a FCB.tv. Lo que pudo ver, le resultó conocido. “Fue una sensación de Déjà-vu”, dijo. Una vez más, a los del Bayern les faltó “voluntad”. Y eso hizo que Klinsmann se “enfadara mucho”.

Sin embargo, el domingo por la mañana, en la reunión de equipo, todo transcurrió con calma. “Tranquilo, pero muy claro”, Klinsmann señaló a sus jugadores los errores que habían cometido el día anterior. “El mensaje claro fue, que cada uno volviera a su cada y meditara sobre lo ocurrido. Cada jugador debe juzgarse a sí mismo y ver si ha dado todo por el Bayern”, informó el entrenador.

Es que después de la peor derrota en esta temporada, para Klinsmann suenan “todas las alarmas”. En la tabla de la Bundesliga descendieron a la cuarta posición, con lo que peligra también la clasificación para la próxima Liga de Campeones. “Para mí es importante que cada uno comprenda lo que está en juego: el año 2009 del Bayern, el futuro del Bayern”, enfatizó el entrenador.

'Una cuestión de voluntad'

Klinsmann teme que, tras el doblete de la temporada anterior, el equipo se concentre demasiado en la Liga de Campeones y descuide el campeonato doméstico. “No podemos permitírnoslo, sería terrible”, opinó Klinsmann. Por eso exigió de sus jugadores que para los partidos restantes de la Bundesliga “pongan mucha voluntad y se sacrifiquen”, como lo hacen en la Liga de Campeones.

“Es una cuestión de voluntad“, opinó Klinsmann, “esa voluntad se puede ver en cada partido de la Liga de Campeones y también en muchos partidos de la Bundesliga, pero no en todos. Y por eso estamos tres puntos por debajo del puntero”. Y ese es, desde el sábado, el Wolfsburgo. Sin embargo, el encuentro en el estadio VW Arena fue muy parejo durante mucho tiempo. Tras el gol de Christian Genter (44’) y Luca Toni (45’), el primer tiempo terminó 1-1.

Cuatro goles recibidos en 15 minutos

“El primer tiempo fue genial. También al comenzar el segundo tiempo, Uli Hoeness y yo teníamos un buen presentimiento”, comentó Klinsmann. Pero a continuación se sucedieron “errores individuales fatales”, agregó sobre esta derrota que sellaron Edin Dzeko (63’, 65’) y Grafite (74’, 77’) con cuatro goles en 15 minutos. “Los goles recibidos no fueron un asunto de táctica o de calidad, sino que tuvieron que ver con faltas de concentración, disciplina y voluntad de sacrificio”, opinó Klinsmann, “eso es lo que me enoja tanto”.

Sobre todo en lo que se refiere a voluntad, “poner todo de sí”, fue lo que más extrañó el entrenador de sus jugadores. “Lo que realmente me enfada tanto, es que el equipo haya tirado la toalla después del 1-3”, dijo, “uno se debe sacrificar y esforzar, aún cuando se tenga un mal día y las piernas se sientan pesadas”.

Sin miedo al Barcelona

Klinsmann observará detenidamente cómo se desenvuelve su equipo en las próximas semanas, tanto en la Liga de Campeones como en la Bundesliga. “Los jugadores deben saber que en algún momento van a haber consecuencias“, dijo adelantando que habrá un balance al finalizar la temporada. “Se juzgará a cada jugador: ¿Qué hizo cada uno por el Bayern?

Pero antes, este miércoles, Klinsmann y su equipo deberán enfrentar un nuevo partido por la Liga de Campeones. El Bayern enfrentará al Barcelona en el partido de ida de los cuartos de final. A pesar de semejante desafío y de la reciente derrota por 1-5 ante el Wolfsburgo, el entrenador no tiene miedo. “No le temo al Barcelona”, dijo, “los jugadores saben: todo el mundo estará mirando. Querrán destacarse y demostrar lo que valen”. La misma actitud espera Klinsmann para el encuentro de Bundesliga ante el Frankfurt, tres días más tarde.