presentada por
Menú
'No hay que fiarse'

El Barça no se fía del Bayern

El Barcelona podría acabar la temporada logrando el triplete, ya que están en la final de la Copa del Rey, muy bien situados para ganar la Liga y están en los cuartos de final de la Liga de Campeones. La que sea quizás la delantera más peligrosa del mundo (125 goles en 46 partidos oficiales) y la mejor defensa de la Liga (24 goles encajados en 29 partidos), hace soñar a sus aficionados con formar parte del quinteto de equipos en Europa que han hecho el triplete (Manchester United, PSV Eindhoven, Ajax y Celtic de Glasgow).

El responsable de esta situación es el entrenador Josep Guardiola, que llegó al banquillo de los azulgranas el pasado verano. El secreto de su éxito no sólo es poder contar con el trío Messi-Eto´o-Henry, pues como dice el propio Eto´o: "con este equipo harían goles incluso delanteros malos". El alma del equipo es Xavi, que tiene un sexto sentido para marcar el ritmo del partido que conviene en cada momento. Junto a él, otro elemento importante en el centro del campo es Andrés Iniesta, el favorito del público.

El Bayern motivado y agresivo

Aun conscientes del potencial del equipo, los catalanes afrontan con mucho respeto el partido contra el Bayern de Múnich, del que Guardiola dice que "no hay que fiarse", aunque haya encajado cinco goles el fin de semana pasado contra el Wolfsburgo. "Eso es lo peor que nos podía haber pasado, el Bayern jugará ahora más agresivo y motivado, para compensar la goleada encajada", opina Guardiola. De la misma opinión es la leyenda del Barcelona, Johan Cruyff, que preferiría, si pudiera elegir, "a un contrario seguro de sí mismo, antes que uno herido en su orgullo".

A parte de la mentalidad ganadora del Bayern, en Barcelona temen sobre todo a Luca Toni y a Franck Ribéry. A Toni lo conoce bien Guardiola pues jugaron juntos en el Brescia italiano. Sobre todo temen su altura, 1,96 m., pues los probables defensas centrales del Barça, miden 1,85, Piqué y 1,82, Rafael Márquez. Por eso Guardiola ha transmitido a sus jugadores la necesidad de evitar los centros al área y las faltas. También tratarán que no le lleguen balones a Ribéry, pues según Cruyff, "si no le llegan muchos balones, se reduce su peligro a la mitad". Habrá que ver si lo consiguen.