presentada por
Menú
Para cambiar la imagen

El Bayern quiere derrotar al Barça

La Semana Santa sería el momento perfecto para un milagro, al menos para los creyentes. Pero después de la clara derrota 0-4 en Barcelona, el Bayern no se atreve a depositar demasiadas esperanzas en alcanzar la semifinal de la Liga de Campeones. “Después de lo que vivimos en Barcelona, no vamos a ponernos a soñar y a decir: Les meteremos cuatro o cinco. Pero sería maravilloso vencer a ese equipo”, dijo Jürgen Klinsmann a un día del partido de vuelta por los cuartos de final.

El martes por la noche, ante 66.000 espectadores en el Allianz Arena, el Bayern debería ganar por cinco goles de diferencia para poder acceder a la siguiente ronda, lo que significaría uno de los mayores milagros del fútbol europeo: nunca antes en la Liga de Campeones, un equipo que en el partido de ida perdió por 0-4, logró pasar a la siguiente ronda. “Pasar a la siguiente ronda será muy difícil, pero la esperanza es lo último que se pierde. No vale la pena ni intentarlo, si uno ya lo da por perdido”, dijo el capitán Mark van Bommel y agregó guiñando un ojo: “Los milagros todavía no desaparecieron del mundo”.

En primer lugar, para el Bayern lo más importante en este encuentro es poder limpiar su imagen internacional tras la humillación en el partido de ida. “En primer instancia se trata de demostrar que somos un equipo de primer nivel. Queremos derrotar al Barcelona y despedirnos del campeonato con dignidad y respeto”, dijo el entrenador Klinsmann: “El martes queremos ofrecerles a nuestros seguidores un partido con garra y pasión, y de esa forma, recomponer un poco las cosas”.

Para ello, Klinsmann cuenta con dos figuras que fueron echadas de menos en el partido de ida. Lucio y Philipp Lahm deberán ayudar en la defensa para frenar a Messi, Henry, Eto’o y compañía. También es probable que Daniel van Buyten vuelva al plantel. “Todos nosotros queremos demostrar que el partido de la semana pasada sólo fue un tropiezo y que estamos a la altura de los mejores equipos”, dijo Lahm, quien tras recuperarse de un problema en las pantorrillas, ocupará un lugar en el sector izquierdo de la defensa, donde deberá enfrentar a Messi, en caso de que el argentino participe en el encuentro, ya que los medios españoles hablan de una posible reserva del jugador.

Butt, otra vez en la portería

En la portería, al igual que en el partido de ida, Klinsmann apostará por la experiencia de Jörg Butt. “Estará mañana y posiblemente en las próximas semanas bajo los postes“, anticipó el entrenador del Bayern. “Queremos hacer un buen partido y demostrarles que lo que ocurrió en Barcelona no es la verdadera cara del Bayern”, dijo el último hombre del equipo. Con una victoria ante -probablemente, en la actualidad- el mejor equipo del mundo, el Bayern podría demostrar “que la diferencia no es tan grande”, opinó Martín Demichelis.

¿Y qué ocurriría si al finalizar el primer tiempo, el marcador estuviera 2-0 a favor del Bayern? “Somos conscientes de que será más que difícil”, dijo Demichelis, “pero lo bonito y loco del fútbol, es que nunca se sabe lo que ocurrirá”. Y Klinsmann opinó: “Hacerle al Barcelona cuatro o cinco goles es casi imposibles, casi”.