presentada por
Menú
'Alcanzado el objetivo'

El verdadero FC Bayern

El martes por la noche en la Allianz Arena, había por lo menos que intentarlo. Así que Juergen Klinsmann en la banda se estuvo moviendo arriba y abajo, los jugadores sobre el cesped lucharon lo que pudieron y los aficionados en las gradas recibieron a su equipo con una lluvia de confeti rojiblanca. "En el fondo todos teníamos esperanza. Si hubiéramos hecho un gol pronto y tal vez un segundo antes del descanso, ¿que hubiera podido pasar?", se preguntaba Juergen Klinsmann. Y realmente: hubo un momento de esperanza.

Fue en el minuto cinco. José Sosa centró desde la banda y Luca Toni en el área pequeña se preparó para rematar de cabeza. "Si Luca lo mete, entonces tal vez hubiera sido divertido", opinó Uli Hoeness más tarde. Hubiera, podría, si...Toni no llegó bien al balón, la oportunidad se desvaneció y al final no hubo milagro. Un 1:1 en el partido de vuelta de cuartos de final contra el FC Barcelona, después de perder en el de ida por 4:0, no era suficiente para pasar a semifinales. Pero en el Bayern estaban contentos.

"El equipo ha mostrado un gran rendimiento", comentó Klinsmann, "reaccionamos bien a la derrota de la ida". Tras la "debacle" (Klinsmann) del 4:0, "hemos logrado, lo que nos habíamos propuesto: presentarnos ante el Barcelona con carácter y un buen juego". También el presidente Franz Beckenbauer dijo: "El equipo se ha rehabilitado".

'El equipo mereció la victoria

Uli Hoeness se quejó el martes sólo un poco. Cuando Seydou Keita en el minuto 73 logró el empate (1:1) para el Barcelona, el director deportivo, en el banquillo, se enfadó. "Creo que nuestro equipo mereció hoy la victoria", comentó. Hoeness encontró el rendimiento del equipo impecable. "Pudimos en parte borrar algo la mala impresión que dimos en el encuentro de ida. Si lo hubieramos hecho igual en Barcelona, seguro que no nos hubieran metido cuatro goles".

Realmente a los jugadores del Bayern de Múnich no se les reconocía, comparándolos con la semana pasada. Consecuentes y agresivos fueron a los uno contra uno y mostraron que se querían despedir de la Champions con una victoria. Tras el gol de Franck Ribéry en el minuto 47, el Bayern estuvo cerca de la victoria e incluso alimentó las esperanzas de un milagro. Quién sabe, que habría pasado, si el arbitro Roberto Rosetti en el minuto 67, hubiera pitado penalti, después de que Luca Toni cayese al suelo. Hubiera, podría, si...

Hoeness siente satisfacción

"Queríamos mostrar la verdadera cara del FC Bayern", indicó Joerg Butt, "para lograr el milagro, faltó tal vez algo de suerte". Para lograrlo, quizás era el Barcelona simplemente demasiado grande. "Hemos perdido ante un equipo que ha sido mejor que nosotros", reconoció Klinsmann, "el Barcelona es en estos momentos el equipo referencia y para mí es el favorito para ganar la Liga de Campeones".

Pero el entrenador no alabó sólo al otro equipo, sino también al propio. "El equipo lo ha hecho muy bien y ha controlado al Barcelona", dijo Klinsmann. Hoeness, tras el pitido final, hablaba de " una cierta satisfacción. En Barcelona, en el primer tiempo, parecía que hubiera mundos entre los dos equipos. Hoy se ha relativizado todo".