presentada por
Menú
Estrellas al alcance de la mano

Entrenamiento en casa del patrocinador

Al final de la práctica Mark van Bommel y compañía se vieron obligados a dar prueba de su resistencia física; camino a la cabina esperaban con paciencia los aficionados –grandes y pequeños- con deseos de obtener un autógrafo de las estrellas del Bayern. Juergen Klinsmann y su equipo firmaron hasta que los dedos se hincharon, ese fue el cierre perfecto de un emocionante mediodía.

Por segunda ocasión, desde 2006, el banco HypoVereinsbank, uno de los patrocinadores Premium del Bayern, invitó al campeón alemán a entrenar en su sede deportiva ante los ojos de más de 500 de sus empleados, acompañados por sus familias, que se alegraron de tener al alcance de la mano a Luca Toni, Franck Ribéry, Philipp Lahm y el resto de las estrellas del equipo.

Los espectadores presenciaron durante 75 minutos un entrenamiento completo y un partido recreativo 10 contra 10 en el que sólo faltaron los reconvalecientes Michael Rensing, y Miroslav Klose, así como Lucio, a quien se le concedió descanso. Juergen Klinsmann presentó a todo el plantel, reforzado por los juveniles Holger Badstuber y Thomas Müller.

“Es un cambio refrescante” dijo Hamit Altintop sobre el peculiar entrenamiento que fue animado por el anunciador oficial del estadio Allianz Arena en Munich, Stephan Lehmann. Una docena de niños tuvieron además la oportunidad de enfrentarse, bajo las ordenes de Klinsmann, al portero Jörg Butt y al joven talento Thomas Kraft, en un partido de práctica.

Pero pese a la diversión y el relajamiento, el Bayern no perdió de vista el importante compromiso que tendrá en tres días contra el Schalke: “Queremos mantener la racha y ganar este fin de semana” dijo Andreas Ottl, mientras Bastian Schweinsteiger agregó “Todos soñamos con el titulo de la Bundesliga”.