presentada por
Menú
Bayern, en el sprint final:

Hacer los deberes y estar al acecho

Cuando el árbitro Florian Meyer pitó tras unos 93 minutos de juego -no siempre de gran vuelo, pero sí cargado de emociones-, todos los jugadores del Bayern levantaron los brazos al cielo para festejar. Los tres puntos ya estaban adentro y el alivio se podía ver en jugadores y cuerpo técnico. “Hubiera sido fatal si no hubiéramos obtenido el triunfo, especialmente en los últimos cinco minutos del partido se sufrió mucho pues el Bielefeld consiguió demasiados tiros libres”, dijo el manager Uli Hoeness, satisfecho con el resultado, poco después de terminado el encuentro en el SchücoArena de Bielefeld.

Con una modesta pero “bien merecida“ (Hoeness) victoria por 1-0 (PT 0-0), el Bayern supo mantener ante el Arminia Bielefeld, la distancia de tres puntos que le lleva el puntero Wolfsburgo y sus aspiraciones de repetir el título de Bundesliga obtenido la última temporada. Al igual que la semana pasada en Gladbach, el líder de la Bundesliga consiguió una victoria con un gol en los últimos minutos, esta vez ante el Leverkusen. “Nos enteramos que tuvieron una suerte tremenda”, opinó Hoeness sobre la victoria del Wolfsburgo, que ya suma 10 encuentros seguidos sumando de a tres puntos. “Esta racha fenomenal del Wolfsburgo tiene que acabarse en algún momento”, agregó el entrenador Jürgen Klinsmann, “y para ello, estamos a la espera”.

En realidad, tras la séptima victoria fuera de casa en esta temporada, el equipo bávaro pretende poner más atención en su propia situación que en la del Wolfsburgo. “Fue una victoria muy luchada, pero muy importante. Tenemos que hacer nuestros deberes y ganar nuestros partidos”, consideró Andreas Ottl. “Estamos contentos de haber conseguido los tres puntos. Fue un encuentro difícil, muy trabajado”, explicó Jörg Butt. “Da igual cómo jugamos hoy. Los importante fueron los tres puntos”, destacó Philipp Lahm.

Paciencia es lo que tuvieron que tener los muniqueses en este partido. Ante un Arminia muy defensivo, que históricamente le complicó la vida al Bayern, el conjunto bávaro no pudo hacer mucho daño en la primera parte. De hecho, Butt tuvo que evitar un gol del Bielefeld con una tapada brillante en el minuto 15, tras un cabezazo de Robert Tesche.
Pero en la segunda parte, el Bayern despertó y provocó media de docena de grandes ocasiones de gol. “Al final deberíamos haber ganado dos o tres a cero”, señaló Lahm. Aunque dentro del arco entró una sola de Luca Toni. Con su 12º gol de la temporada, el italiano consiguió el gol del triunfo en el minuto 64.

La senda de la victoria

“Con el gol de Luca nos quedó claro que ahora estamos en la senda de la victoria. Sabíamos que para Bielefeld iba a ser difícil marcar ante nuestra defensa. A nosotros también nos costó, pero lo importante es que al final nos volvimos a Munich con los tres puntos”, indicó Klinsmann, quien les dio un día más de descanso a sus jugadores. “Ahora tienen dos días libres y se lo han ganado, tras estas agotadoras semanas”.

Seguramente, al equipo le vendrá bien un poco de tranquilidad para recuperar fuerzas, ya que las próximas semanas serán exigentes tanto desde lo físico como desde lo psíquico. “Estas son las mejores semanas de la temporada. Cada gol, cada punto cuenta, cada error se paga”, apuntó Lahm. Seis “finales” le esperan todavía al Bayern.
“Queremos ganar nuestros últimos seis partidos”, concluyó Bastian Schweinsteiger.

Probablemente, también sea necesario para una exitosa defensa del título. “Estoy absolutamente convencido de que si ganamos cada partido, estaremos arriba del todo al terminar la temporada”, dijo Lahm. “Si ganamos todos los encuentros, tenemos buenas posibilidades de ser campeones”, cree Hoeness, que a pesar de que la diferencia de tres puntos con el Wolfsburgo no haya cambiado, tiene algo positivo para destacar: “Nosotros ganamos de visitante y Wolfsburgo lo hizo de local. Ellos tienen ahora más partidos de visitante. Eso nos da una pequeña ventaja para ser campeones”.