presentada por
Menú
“Necesitamos nuevos horizontes”

La respuesta a la tendencia negativa

La mesa directiva del Bayern no la tuvo fácil, en una discusión que llevó varías horas, y en la que participaron el domingo Karl-Heinz Rummenigge, Uli Hoeneß, Karl Hopfner y el gerente del equipo Christian Nerlinger, luego de la derrota ante el Schalke (0-1), se decidió separarse del Juergen Klinsmann.

“En esta fase del campeonato nuestra decisión no podía depender del triunfo del Cottbus ante el Wolfsburg” dijo Uli Hoeness sobre el 2-0, resultado que mantiene al Bayern con esperanzas de obtener el título. “La pregunta que tenemos que formularnos es ¿qué vemos en nuestro patio? la respuesta, con contadas excepciones, fue: no aquello que esperabamos”.

La eliminación en la Copa Alemana, en la Champions League y las oportunidades que se desperdiciaron en la Bundesliga de mejorar la posición en la tabla, pusieron el club de Munich a meditar. “Perdimos todos los partidos importantes, contra Hamburgo, Berlín, Wolfsburg, y Schalke, y teniamos que detener esa tendencia negativa”.

Pasados 10 meses de su posesión el trabajo con Klinsmann y sus asistentes Martín Vásquez, Nick Theslof y Oliver Schmidtlein se dio por terminado. “Para Juergen fue un duro golpe cuando le comunicamos la noticia en la oficina” reportó Rummenigge.

Faltaron los resultados

La separación también fue dura para la mesa directiva: “tanto nosotros como el Consejo de Administración, estabamos convencidos del concepto de Klinsmann, pero para él también cuenta el éxito deportivo; el año pasado fuimos lideres del torneo durante 34 fechas, en este ni una sola vez, y eso es muy poco para la afición”, expresaron las directivas.

Sí inmediato
Luego de largas discusiones, y de estudiar varios nombres, se llegó al de Heynckes, quien casualmente el fin de semana estaba de visita donde su amigo Uli Hoeness, y había observado en el Allianz Arena el partido del Bayern contra Schalke. El domingo, cuando Heynckes estaba ya de regreso en su residencia en Moenchengladbach, se le preguntó por teléfono si estaría dispuesto a asumir la conducción del equipo e inmediatamente aceptó.

Mínimo segundos

Rummenigge aclaró que ahora le tocará a los jugadores darlo todo para alcanzar el objetivo mínimo: la clasificación directa a la Champions League ocupando el segundo puesto. “Con un nuevo impulso quizás logremos lo increioble y ganemos el campeonato“, especuló Hoeness.