presentada por
Menú
'Sumar, sumar y sumar'

Quedan siete finales

Daniel van Buyten, Tim Borowski, Michael Rensing y Miroslav Klose se llevaron una sorpresa. El miércoles por la tarde los jugadores bávaros recibieron abrazos de seguidoras muy especiales: diez monjas de la Congregación Hermanas de la Misericordia de San Vicente de Paul, todas con bufandas del Bayern sobre los hombros. Uli Hoeness acompañó personalmente a las monjas por el centro de entrenamiento del club. También el mánager del Bayern llevaba una bufanda, regalo de las monjas, con la inscripción “San Vicente de Paul”.

“¿Me pueden asegurar que ganaremos en Bielefeld si me la pongo?”, preguntó de buen humor Hoeness al recibir el regalo de la hermana Theodoline. La bendición del cielo no viene mal en este último tramo de temporada, donde el Bayern enfrentará el sábado al Bielefeld.

Después de haber perdido en la Liga de Campeones, el equipo muniqués puede concentrarse totalmente en la Bundesliga en estas últimas cinco semanas. Aún quedan siete partidos por jugar, cuatro en casa y tres de visitante. “Cada partido es importante”, opinó Hoeness, teniendo en cuenta las posiciones en la tabla: actualmente, el Bayern está segundo, a tres puntos del puntero Wolfsburgo, pero también sólo tres puntos por encima del Stuttgart, que está quinto.

“Aún quedan 21 puntos por sumar. Pueden pasar muchas cosas”, dijo Andreas Ottl y destacó: “Está claro que nuestra meta es conseguir el título”. Para dejar atrás a los rivales, deben “sumar, sumar y sumar”, dijo el entrenador Jürgen Klinsmann y también Jörg Butt opinó: “Tenemos que intentar ganar todos los partidos, para quedarnos con el título. Esa es nuestra meta”.

En Bielefeld, el Bayern tiene el próximo sábado el primero de los siete partidos finales. Luego vienen dos encuentros como local ante Schalke y Mönchengladbach, “lo que es una ventaja”, opinó Philipp Lahm. No sólo por eso, Ottl es “optimista. Si hacemos bien nuestro trabajo, podemos salir campeones de Alemania. Sabemos muy bien en la situación en la que estamos“.

Como apoyo adicional en la lucha por el título, el club muniqués tendrá a sus fans del convento. Ante el Schalke, las monjas estarán en el Allianz Arena por invitación de Hoeness. “En este último tramo de la temporada, queremos demostrar nuestro apoyo a nuestros colegas del Bayern”, dijo la hermana Theodoline. ¿Qué es lo que puede salir mal, entonces?

La Congregación Hermanas de la Misericordia de San Vicente de Paul es 100 por ciento socio del agua mineral Adelholzener Alpenquellen, patrocinador oficial de Bayern desde hace más de ocho años.