presentada por
Menú
Zé y Altintop en duda

Bayern piensa sólo en el segundo puesto

El Día del Padre, que en Alemania se celebró este jueves, empezó para el plantel del Bayern con un entrenamiento intensivo. A dos días del final de la temporada, cuando se lleva a cabo el partido contra el Stuttgart, Jupp Heynckes ordenó practicar movimientos zonales y el cobro de tiros libres.

En la sesión faltaron Hamit Altintop y Zé Roberto, cuyo regreso se esperaba para hoy, pues aún no se recuperan de sus lesiones y aún se encuentran en duda para el decisivo duelo del sábado. Apenas el viernes en la tarde se conocerá sí ambos jugadores podrán ser de la partida.

La confianza en las filas del Bayern se mantiene inquebrantable: “tenemos mucha experiencia en este plantel, algunos de nosotros, yo mismo, ya hemos vivido este tipo de partidos en los que se puede ganar todo, o perder todo, y eso es lo bonito de estos enfrentamientos. Ni siquiera pensamos en una derrota o un posible cuarto lugar; cuando con una victoria se asegura el segundo puesto, se va directamente a la Champions League e incluso se puede salir campeón, no hay razón para pensar en la Copa UEFA” dijo el capitán Mark van Bommel.

El objetivo es asegurar contra el Stuttgart el segundo puesto, aclaró van Bommel, quien no se deja provocar por el líder, el Wolfsburg. “Uno podría decir muchas cosas, pero eso no cambia nada, si en Wolfsburg pasa algo que nos favorezca nos alegraremos”.

Por su parte Lukas Podolski desea obtener una victoria a manera de regalo de despedida, en su última conferencia de prensa como jugador del Bayern el delantero dejó claro que le duele irse de Munich: “aprendí a querer la ciudad” declaró, “me voy a llevar todo lo que guardo en el guardarropa de la cabina” bromeó al revelar que ya las primeras cajas de su trasteo están empacadas. De todas formas Podolski también dejó en claro que se alegra de volver a Colonia: “¡voy a comer nuevamente donde mi mamá!”.