presentada por
Menú
La primavera de Poldi

'Es una pena, que haya tardado tanto'

Cuando a Uli Hoeness al final de una emocionante noche de fútbol, al bajar a los vestuarios de la Allianz Arena, se le preguntó por Lukas Podolski, se puso incluso un poco sentimental. "Lukas ha jugado fenomenal. Es una pena, que haya tardado tanto, hasta que ha alcanzado este rendimiento", dijo el director deportivo tras el que quizás fue el mejor partido del delantero de la selección, jugando con la camiseta del FC Bayern.

3:0 ganó el Bayern al Bayer Leverkusen y el futuro jugador del Colonia participó en los tres goles. En los dos primeros dio él, la asistencia para que Luca Toni y Franck Ribéry marcasen y en el tercero sólo tuvo que poner el pie para mandar a la red el pase de su amigo Bastian Schweinsteiger. Fue su sexto gol de la temporada y su sexta participación directa en los últimos ocho goles del equipo. "Si hubiera jugado siempre así, seguramente no se iría ahora a Colonia", dijo Hoeness.

Confianza y seguridad

Tras tres años en el club, el delantero se va este verano del Bayern de Múnich. Ya en el interválo invernal se concretó su regreso al 1.FC Köln (Colonia). Podolski quería jugar más y no veía esta posibilidad en el Bayern. Pero desde que está Jupp Heynckes a los mandos del equipo, parece que Podolski hubiera renacido en esta primavera. "Poldi se está destapando. Ha hecho muy buen partido", dijo Heynckes.

El entrenador provisional del Bayern informó que cuando tomó las riendas del primer equipo, tuvo algunas charlas con el jugador para animarlo. "Le dije a Lukas desde el principio que jugaría contra el Mönchengladbach, en Cottbus y contra el Leverkusen. Así el jugador tiene más confianza y seguridad", dijo Heynckes. Además alabó la pierna izquierda de Poldi y lo nombró lanzador de faltas y saques de esquina.

Empieza a correr

"Jupp Heynckes me ha dado la confianza y pienso que he respondido", explicó un satisfecho Podolski tras el encuentro contra el Leverkusen. En ese partido el "jugador de la calle" (Heynckes) no sólo convenció por su calidad ofensiva. "Lo positivo es que ha jugado pensando en el equipo y ha trabajado también detrás. Ha cerrado huecos", dijo Heynckes y añadió: "está claro que jugar bien al fútbol puede jugar, ahora empieza a correr".

Dos partidos más todavía, podría jugar Podolski para el Bayern de Múnich. En el próximo, el sábado en Hoffenheim, jugará seguro otra vez desde el principio, aunque Miroslav Klose, tras recuperarse, vuelva a ser una alternativa. "¿Lo debería cambiar tras hacer un partido así?, preguntó retórico Heynckes el martes por la tarde. Podolski confía en tener un final feliz con el Bayern. Para despedirse, el 23 de mayo quiere ir a la Marienplatz con la ensaladera de campeón en la mano. "Ese es mi objetivo, siempre lo he dicho".