presentada por
Menú
Final por el segundo puesto

Está en las manos del Bayern

Uli Hoeness sacó la tarjeta verde; no la roja del Bayern o la blanca del Stuttgart, sino la verde del Wolfsburg, y ante cientos de asistentes al popular programa de televisión sabatino “Sportstudio actual” y millones de televidentes, tomo partido e hizo público quién es su favorito al título de la Bundesliga.

“Hay que decirlo claramente, con su fenomenal triunfo de hoy el Wolfsburg ha casi decidido las cosas” dijo el gerente del Bayern. El director, Karl-Heinz Rummenigge expresó que “las cosas lucen bien para el Wolfsburg, necesitan sólo un punto y pienso que lo conseguirán ante el Bremen. No creo que se dejen arrebatar el título”.

Antes del último partido el Bayern resignó sus aspiraciones al título, “nuestras opciones alcanzan apenas el 5 por ciento” dijo Hoeness tras el empate a dos en Hoffenheim. El líder consiguió una victoria en Hannover (5-0) que no sólo aumento la distancia en puntos sobre el segundo (3) sino que también mejoró su promedio de goles.

La mirada del Bayern en el último cotejo del torneo no se dirige hacia arriba sino hacia abajo: “podemos terminar de cuartos” advirtió Hoeness, en tanto que Rummenigge exigió “el sábado tenemos que defender el segundo puesto”. En el duelo directo con el Stuttgart en el Allianz Arena, el dueño de casa tiene todo en sus manos para alcanzar la clasificación directa a la Champions League.

Tenemos que ir a la Champions League

Jugar la próxima temporada en la “categoría reina” es de “suma importancia” para el Bayern, recalcó Rummenigge. “Por nuestra imagen y nuestras finanzas, queremos y tenemos que ir a la Champions League y estoy convencido que lo haremos”.

El partido en Hoffenheim pese al empate, reforzó en el Bayern esa creencia: “fue una excelente publicidad para el fútbol; ciertamente es lamentable que la temporada llegue a su final” sostuvo el entrenador Jupp Heynckes, quien ha constatado un constante mejoramiento del equipo.

La vieja enfermedad del Bayern

Franck Ribéry recompensó en Hoffenheim una gran fase de arranque del Bayern con su gol para el 1-0 “entonces jugamos de forma disciplinada y a un nivel muy alto, pero después vinieron 15 minutos en los que acusamos desconcentración en nuestra conducta defensiva y no fue sorpresa terminar en desventaja ante un ataque tan bueno como el del Hoffenheim” dijo el entrenador.

Demba Ba (minuto 21) y Carlos Eduardo (minuto 28) anotaron para el Hoffenheim. “Hasta entonces tuvimos, dos, tres oportunidades claras de marcar que no aprovechamos, y cuando se juega contra un equipo tan bueno uno tiene que estar contento de haber podido empatar” se quejó Hoeness.

Falló el instinto asesino

En la tarde del sábado no se le dieron más goles al Bayern, y esa es, según Honess “la vieja enfermedad del equipo que se ha visto en las recientes semanas, así fue contra el Gladbach, contra Cottbus y contra Leverkusen”. Schweinsteiger también se mostró enfadado: “es frustrante haber dejado en Hoffenheim dos puntos, antes teniamos con frecuencia ese instinto asesino que ahora nos falta, el resultado es el reflejo de toda la temporada”.

Sin embargo el Bayern cree que al final se logrará un gran cierre de campaña, “tenemos que ir a la Champions League y para ello haremos todo el próximo sábado, hay muchas cosas en juego” anunció Schweinsteiger en tanto que agregó “ninguno de nosotros quiere tener que jugar la Copa UEFA”.

No se alquiló el balcón de la alcaldía

De todas formas nadie sabe si de pronto “ocurre un milagro”, como dijo Lukas Podolski, y se logra el campeonato de forma parecida al año 2000 cuando el líder Leverkusen perdió en Unterhaching y el Bayern ganó el campeonato. “No vamos a alquilar el balcón de la alcaldía, eso tampoco lo hicimos en el 2000”, reveló Rummenigge; Hoenes en tanto afirmó que sólo felicitará al Wolfsburg cuando matemáticamente su título sea un hecho.