presentada por
Menú
'Misión cumplida'

Heynckes se despide

¡Misión cumplida! Con la victoria asegurada ante el Stuttgart y la correspondiente participación en la próxima Liga de Campeones, Jupp Heynckes se ganó bien su sueldo. Ante la curva sur, se acercó solo a festejar, haciendo “la ola” con los hinchas. Y se pudo ver cómo disfrutó de ese momento.

“Soy una persona muy sobria y ya he vivido mucho en el fútbol”, dijo más tarde el entrenador de 64 años, “pero tomé la reacción de los hinchas tras el partido como un reconocimiento al trabajo que realizó el equipo conmigo”. Uli Hoeness dijo: “No podemos estar más agradecidos con la forma soberana en la que logró que asegurásemos el segundo puesto. Siempre será un amigo mío y del Bayern”.

Hace cuatro semanas apareció Heynckes, cuando Hoeness y los dirigentes buscaban al sucesor del despedido Jürgen Klinsmann. Junto a su asistente Hermann Gerland, se encargó de recomponer el buen ambiente en el equipo. Tuvo varias charlas personales, entre ellas, con el “renacido” Lukas Podolski, y también “en lo técnico-táctico hubo cambios positivos”, aseguró Rummenigge.

Un gran promedio

De los 15 puntos posibles, Bayern y Heynckes consiguieron 13, lo que hubiera significado más que un segundo puesto si se lo calcula a la escala de una temporada. “Si hubiera estado toda la temporada, hubiéramos sido campeones. Cuatro triunfos y un empate, eso es un gran promedio”, reconoció el internacional alemán Philipp Lahm. “El promedio habla por sí solo”, respondió el portero Jörg Butt al ser consultado por Heynckes.

“Es la primera vez que me doy cuenta que uno se puede alegrar por un segundo puesto. Eso era impensable en mis tiempos anteriores en el Bayern”, recordó Heynckes, quien aseguró: “Cumplí mi misión. Lo disfruté mucho, y creo que también lo hicieron los jugadores que se acercaron al finalizar el partido para agradecerme”. El capitán Mark van Bommel explicó que “él nos dijo claramente qué teníamos que hacer, nos motivó y corrigió. Nos dio la tranquilidad necesaria para jugar en el Bayern”.

En las próximas semanas, su familia y su perro Cando (Heynckes: “Me está esperando”) deberán esperar todavía en Gladbach a “Don Jupp”. “Todavía me quedo unos días, ya que mi querido amigo Uli, me pidió que esté para los partidos amistosos”, contó Heynckes. “No puedo decir que no”.