presentada por
Menú
Van Bommel clasifica al Mundial

Cuatro juegos, cuatro triunfos

El primer jugador del Bayern en asegurarse un tiquete al Mundial 2010 de Sudáfrica es Mark van Bommel; el capitán del club de Múnich derrotó el sábado en la noche con la selección de Holanda a Islandia (2-1) y tras obtener seis victorias en serie en los partidos de clasificación su país es inalcanzable en el grupo 9 de Europa.

En Reykiavik anotaron para Holanda Nigel de Jong (minuto 8) y Van Bommel (minuto 15) en su partido 50 vistiendo la camiseta de la selección; el tanto del honor para el anfitrión lo marcó Kristjan Sigurdsson a tres minutos de la finalización del cotejo. Holanda es así, pese a tener por delante aún dos partidos (Noruega el 10 de junio y Escocia el 9 de septiembre), la primera nación europea e asegurarse un cupo al Mundial del próximo año.

Lucio celebra

La selección de Brasil también dio un paso importante en dirección a Sudáfrica tras vencer 4-0 por primera vez como visitante en 33 años a su rival histórico Uruguay gracias a los goles de Daniel Alves (minuto 12), Juan (minuto 36), Luis Fabiano (minuto 52) und Kaka (penalti en el minuto 75) anotados ante 55.000 espectadores en el estadio Centenario de Montevideo.

A través de este resultado la selección de Lucio asume el liderato del grupo clasificatorio de Suramérica igualando en puntos al hasta ahora líder Paraguay (0-2 contra Chile) pero aventajándolo en el promedio de goles.

Demichelis con esfuerzo

En el cuarto lugar de su grupo, a dos puntos de Brasil y cinco del quinto, Uruguay, se encuentra Martín Demichelis con su selección. Argentina superó con gran esfuerzo en su propio patio a Colombia (1-0) por intermedio de un gol anotado en el minuto 56 por Daniel Diaz. Demichelis jugó los 90 minutos en un partido que le sirvió a los pupilos de Maradona para recuperarse de su caida 1-6 contra Bolivia en su último partido de clasificación al mundial.

Toni espectador

El delantero Luca Toni tuvo que contentarse con ser un espectador del partido amistoso entre Italia e Irlanda del Norte ante 8.200 asistentes al estadio de Pisa, donde el entrenador Marcello Lippi optó por prescindir de varias de sus figuras. Los italianos ganaron sin exigirse demasiado por marcador de 3-0; los goles fueron anotados por Giuseppe Rossi (minuto 19), Pasquale Foggia (minuto 52) y Sergio Pellissier (minuto 73), tres debutantes en la selección.