presentada por
Menú
Jugadores del Bayern agotados

La cura de sueño da resultado

La cura de sueño de Brasil obtuvo sus primeros frutos. Tras los vaivenes de las últimas semanas, el plantel sudamericano volvió a encontrar su juego ganando a Estados Unidos por 3-0 el segundo partido de la fase de grupo de la Copa Confederaciones. El entrenador de la selección Carlos Dunga y el médico del seleccionado José Luiz Runco dispusieron para esta ocasión, reducir la carga de entrenamientos y dar más descanso a sus jugadores antes del duelo con Estados Unidos ("La cura de sueño es el mejor entrenamiento").

Dos partidos clasificatorios para el Mundial, seis vuelos desde el 6 de junio, así como 5 horas de diferencia con Brasil, habrían agotado a los brasileños. Por consiguiente, tuvieron un débil arranque en la victoria por 4-3 ante Egipto. “Es demasiado, no somos máquinas”, se quejaba el capitán de la “seleçao” y jugador del Bayern, Lucio. “Los jugadores no han dormido bien desde que llegamos, la mayoría sólo cuatro o cinco horas”, continuó el jugador que disputó para el Bayern en la pasada temporada 44 partidos oficiales.


Cuatro semanas de vacaciones es lo aconsejable

"Personalmente no estoy muy de acuerdo con la Copa Confederaciones, ya que los jugadores tienen poco tiempo de regeneración después de una dura temporada, y no pueden tomarse suficientes vacaciones para comenzar bien descansados un nuevo año. Esa es la realidad”, dijo el directivo del Bayern Karl-Heinz Rummenigge a fcbayern.de. Además de Lucio, el Bayern tiene a Luca Toni como representante en la Copa Confederaciones de Sudáfrica.

“Cuatro semanas de vacaciones serían recomendables, pero nuestros jugadores Lucio y Luca Toni no pueden disfrutar de todo ese tiempo debido a este torneo, ya que el 7 de agosto comienza nuevamente la Bundesliga. "A causa del Mundial 2010 las fechas en esta temporada son ya de por sí muy seguidas", criticó Rummenigge el ajustado calendario. “Como club, uno debe criticar esto”.

Comprensión para la FIFA

Por otro lado, Rummenigge se mostró comprensivo con la FIFA y con la realización de la Copa Confederaciones, un año antes de comenzar el Mundial en la República de Sudáfrica. “La organización mundial de fútbol quiere una especie de prueba general un año antes del Mundial, para comprobar in situ qué tan bien van los preparativos y si todo estará listo”.

Si Lucio, quien jugó 70 minutos en el encuentro ante Estados Unidos, o Toni, que por el momento sólo estuvo en el banquillo para los actuales campeones del mundo, llegaran a alcanzar la final de la Copa Confederaciones, estarían comprometidos hasta el 28 de junio. Después tendrían unas dos semanas de vacaciones antes de reincorporarse a la pretemporada. El primer día de entrenamiento del Bayern bajo las órdenes del nuevo técnico Louis van Gaal es el 1º de julio.

Toni exige una reacción

Es posible que Toni pueda comenzar sus vacaciones un par de días antes. Después de la sorpresiva derrota de los “Azzurri”, el jueves por la noche ante el campeón africano Egipto por 0-1, ahora se encuentran bajo una enorme presión, ya que deberán enfrentar en un duelo de gigantes a Brasil. “Cansados y confusos, un papelón histórico. Nosotros somos las momias”, tituló el viernes la “Gazzetta dello Sport” el rendimiento de los europeos del sur.

“Ahora tenemos que mirarnos las caras y reaccionar. Ante Brasil tenemos que rendir al máximo. Tenemos que jugar como Italia, como un campeón”, exigió Toni antes del partido decisivo frente a los sudamericanos y mostró comprensión: “Nos dimos cuenta de que no alcanza con un fútbol normal”.