presentada por
Menú
Lucio en la final

La seleçao gana al anfitrión

El jugador del Bayern Lucio está cerca de ganar con la seleçao el título. Brasil venció al anfitrión Sudáfrica en semifinales de la Copa Confederaciones por 1:0 (0:0) y se enfrentará en la final el próximo domingo (20:30 horas), también en Johannesburgo, al soprendente finalista EEUU. El jugador del Barcelona Daniel Alves consiguió el gol de su equipo en el minuto 88 de partido, al lanzar un libre directo.

Los sudafricanos entre los 48.049 espectadores que acudieron al estadio Ellis Park, celebraron el buen partido de su selección frente a los favoritos. En el encuentro por el tercer puesto que disputan los sudafricanos el domingo (15:00 horas), quieren también complicarle la vida a la selección española.

Tiempo frío, mucho ambiente

A pesar de los fríos 8 grados que hacía, en el estadio bullía. Los aficionados tenían muchas ganas de este partido y bailaron, cantaron e hicieron sonar sus vuvuzelas. En la tribuna se encontraba el presidente de Sudáfrica Jacob Zuma con la chaqueta verde del equipo, junto al presidente de la FIFA Joseph Blatter. Al entrenador de Brasil Joel Santana, se le vieron las lagrimas al sonar el himno de su país.

Antes de que el balón rodase, los capitanes Lucio (Brasil) y Aaron Mokoena (Sudáfrica) leyeron un mensaje contra el racismo, mientras en el estadio se veía una pancarta que decía "Mandela es brasileño". El premio Nobel Mandela, había deseado personalmente suerte a todo el equipo sudafricano el día anterior.

Brasileños retraídos

A diferencia del triunfo por 3:0 contra el campeón mundial Italia, la seleçao no empezó el partido a todo gas. Hasta el minuto 30 de partido no aumento algo el ritmo. Aunque si gozó de la primera "media oportunidad“, por medio de Ramires. Pero el gol estaba en el aire en la otra portería: tras una falta lanzada por Teko Modise en el minuto 21, el remate de cabeza de Mokoena se fue por alto de la portería de Julio Cesar, por muy poco.

El conjunto de Sudáfrica le fue perdiendo el respeto a la selección de Brasil. Los anfitriones jugaron su mejor partido en este torneo y fueron entrando cada vez más en el partido. El ex jugador del Dortmund Steven Pienaar, Siphiwe Thabalala y sobre todo Modise volvían locos a los brasileños. Los sudamericanos parecía que querían evitar a toda costa un desastre como el que vivió la selección española el día anterior.

Sudáfrica, de igual a igual

La estrella Kaka no hizo nada destacable hasta el minuto 37. Su tiro desde unos 18 metros se fue fuera por poco y en el siguiente intento (42.), el seguro portero de Sudáfrica Itumeleng Khune, volvió a estar en su sitio. En la otra portería, un disparo de Pienaar se fue fuera por centímetros (43.).

También tras el descanso siguió jugando bien Sudáfrica, jugandole de igual a igual a los favoritos. Un disparo de Modise, desviado, lo paró Julio Cesar con una muy buena parada (58.).