presentada por
Menú
Desayuno y compras

El nuevo equipo crece junto

Edson Braafheid recibe consejos de donde comprar, Anatolij Tymoshchuk es recibido calidamente en el aeropuerto, las esposas y novias de los jugadores se conocen entre sí durante un desayuno con el resto del equipo, el cuerpo técnico y las directivas. No hay duda: una semana después de haber iniciado los entrenamientos no sólo lo físico y lo táctico van a toda marcha, también la integración de los nuevos jugadores del Bayern.

Con Braafheid, Tymoshchuk, Mario Gomez, Ivica Olic, Danijel Pranjic y Alexander Baumjohann llegaron al equipo seis nuevos jugadores este verano, a ellos se suma el retorno de Andreas Goerlitz. “Tenemos muchos jugadores nuevos que hay que integrar” sostuvo el entrenador Louis van Gaal, también nuevo, que al ser presentado explicó que “el Barcelona tiene, como nosotros, buenos futbolistas, pero ellos trabajaron como un grupo y esa es la base del éxito”.

“Todos están dispuestos a ayudar”

Presentarse como una unidad y contar con el requerido espíritu de equipo. “La atmósfera es buena entre nosotros, en la cancha y en la cabina, para los nuevos es sencillo asimilarse pues todos están dispuestos a ayudar” dijo el capitán Mark van Bommel.

Actividades adicionales como el desayuno del domingo son bien recibidas por van Bommel pues de esa forma se puede uno conocer mejor privadamente: “facilita que nos unamos, que los nuevos se integren, y si las mujeres se entienden entonces se gana un punto adicional”, declaró.

El chofer van Bommel

“Uno se siente inmediatamente en casa” contó Goerlitz, quien tiene una ventaja sobre los nuevos, pues él ya estuvo en el club de 2004 a 2007; sin embargo, después de las reformas arquitectónicas, necesita un poco de ayuda: “hay que orientarse primero para no perderse”.

Los jugadores también se apoyan el uno al otro para entenderse: Olic le traduce a Pranjic, Van Bommel a Braafheid y todos los extranjeros anunciaron querer aprender alemán rapidamente. Tymoshchuk, ya a su llegada a Múnich, pudo saborear el espíritu de equipo del Bayern al llegar al aeropuerto: “arribamos casualmente al mismo tiempo de las vacaciones y lo lleve a la ciudad y lo dejé en el hotel” reveló van Bommel.