presentada por
Menú
Nueva filosofía

“Ya estamos a un alto nivel”

Nuevo entrenador, nuevos jugadores, nueva filosofía: en el Bayern han pasado muchas cosas este verano y el sábado arranca en serio la temporada. Entonces se jugará el primer partido en la Bundesliga contra el TSG Hoffenheim al cual tanto el entrenador como el equipo le tienen muchas ganas. Louis Van Gaal ve al equipo listo, aunque sabe que aún se puede mejorar; la lectura de la taza de café se acaba el sabado: “sabemos que tenemos un difícil partido fuera de casa, pero también sabemos donde estamos” le dijo a FCB.tv.

Él tuvo cinco semanas para instruir al equipo en el nuevo sistema, el Bayern jugará como durante gran parte de la temporada pasada con un 4-4-2, pero en esta oportunidad con un diamante en la zona de volantes; además, nuevamente se tendrá a un clásico 10. “Es una ventaja para nosotros los delanteros, pero es diferente y nos toca adaptarnos. El entrenador quiere que ocupemos las bandas y que el 10 venga acompañando” explicó Miroslav Klose la diferencia con el viejo sistema.

Pero eso no es todo, Van Gaal favorece el juego directo y a ras de piso en diversas estaciones y lo practicó durante horas con el plantel durante la pretemporada. “Tenemos que lograr mantener un alto ritmo cuando estamos en posesión del balón; además, debemos mejorar la conservación del orden cuando el rival lo tiene” reconoce sin embargo el entrenador con la certeza de que en las próximas semanas aún le espera mucho trabajo al equipo y que pese a la introducción del sistema lo más importante siguen siendo los resultados, “ahora lo que cuenta es una victoria”.

Bien preparados

Aún se tienen que afinar algunos detalles de la nueva filosofía de juego, pero Van Gaal ve a su equipo por un buen camino: “ya jugamos el sistema a un alto nivel. Tuve cinco semanas para convencer a los jugadores y he visto que tienen un gran deseo de poner esa filosofía en practica” dijo el entrenador que el sábado celebrará su cumpleaños 58 y a esa edad sabe que el mejor sistema no sirve para nada si los jugadores no creen en él. “Eso es lo más importante”.

Daniel van Buyten despeja cualquier duda: “funciona”, dice el defensor belga en tanto que Philipp Lahm declara convencido: “el entrenador tiene una gran experiencia táctica , nos explica cómo tenemos que comportarnos, tenemos más orden en el juego y es muy importante poseer una estructura. Eso lo ve uno todos los días en el entrenamiento”.

Buenas perspectivas

En los partidos de la pretemporada lució bien, de nueve sólo se perdió uno. “adquirimos confianza y eso es muy importante” recalca Van Gaal a pesar de que no todo lo que brilla es oro, “he visto buenos partidos pero también malos; contra Neckarelz no estuvo tan bien, pero contra Manchester United y el AC Milán estuvo muy bien”.

Esa irregularidad en el rendimiento puede presentarse con frecuencia en el primer tercio del campeonato. “Tenemos que mejorar en el sistema y eso toma su tiempo” sabe Van Gaal que como entrenador ganó la Champions League con el AJAX Ámsterdam y en el Bayern no sólo esta dejando marca con su forma de jugar sino que en su entorno también ha adoptado medidas estratégicas y con gran cuidado construye una jerarquía en la cual en Mark van Bommel como capitán tiene a un gran comunicador y jefe en la cancha, y con Philipp Lahm como su segundo otro jugador de alto rendimiento capaz de asumir responsabilidades. Con un tercer nominado para el puesto de capitán el entrenador se quiere dar tiempo.

Diálogos internos

Lo que se dialoga con los jugadores no se hace público, así, por ejemplo, la decisión de confirmar como titular a Michael Rensing en el arco fue informada sin entregar explicaciones extensas sobre las razones. Van Gaal quiere evitar discusiones inútiles en los medios, el entrenador le entrega a todos los jugadores oportunidades iguales sin importar que nombre tienen, y aquellos a los que les ha entregado responsabilidades son observados con mucha más atención.

Para ello se requiere una gran disciplina, él reúne a menudo al equipo para un almuerzo en grupo y cuando el último termina de comer entonces el resto puede levantarse de la mesa, a lo cual Klose comenta “si nos comportamos fuera de la cancha entonces estamos en capacidad de hacerlo dentro de ella”. Eso encierra una gran verdad.