presentada por
Menú
Klose hará falta

A toda marcha en la nueva temporada

Philipp Lahm siente una “picazón”, para Daniel van Buyten es un arranque de “cero a 100”, el entrenador Louis van Gaal habla de un “partido muy importante”. El sábado en la tarde inicia la temporada de la Bundesliga para el Bayern y los aficionados, las directivas y los jugadores están ansiosos por el partido ante el campeón de otoño del año pasado, el TSG 1899 Hoffenheim. Lahm lo formula aún mejor: “todos los que se interesan por el fútbol están esperando el inicio de la Bundesliga”.

Van Gaal no oculta que a él le hubiera gustado arrancar en el Allianz Arena como local: “las oportunidades de ganar son más grandes” dice el holandés, quien sabe que el equipo sorpresa de la temporada pasada es todo menos un rival fácil, y además admira la organización del grupo al mando de Ralf Rangnick. De todas formas el reto del inicio también tiene cosas positivas para van Gaal: “el partido será duro pero entonces sabremos donde estamos”, y advierte sobre el peligro que genera el regreso a las canchas del delantero Vedad Ibisevic, “él está en buenas condiciones y es muy importante”, opina sobre el bosnio que marcó su último gol en la Bundesliga en el partido de la primera ronda del campeonato anterior contra el Bayern.

Para Van Gaal es más un inconveniente tener que acusar tantas ausencias valiosas en el primer partido del torneo: “yo había elegido ya un equipo y ahora tengo a dos lesionados” señala molesto el entrenador refiriéndose a la ruptura de ligamentos de Martín Demichelis y la infección cutánea de Miroslav Klose. Mientras el argentino se ausentará durante largo tiempo, el delantero alemán sólo se perderá el partido contra Hoffenheim. El reemplazo definido de Demichelis es Holger Badstuber, mientras el puesto de Klose se lo disputan Ivia Olic y Thomas Müller.

En el caso de José Ernesto Sosa (dolencias de tobillo) el entrenador prefiere esperar; para Ribéry el duelo contra el Hoffenheim llega demasiado pronto y él tendrá que permanecer en Munich trabajando en su condición física. Otro que sigue siendo baja es Luca Toni.

Optimistas, pero no seguros de la victoria

De todas formas el Bayern viaja optimista a Hoffenheim, “si los jugadores aplican el sistema vamos a presentarnos de manera dominante en Hoffenheim” espera Van Gaal, quien a la vez pide un poco de paciencia ya que “todo lo que hace el equipo es un proceso que no termina en cinco semanas, hemos hecho progresos pero la filosofía y el sistema necesitan tiempo para manejarlo a la perfección”.

Lahm también espera una experiencia positiva en la Arena Rhein-Neckar: “el completo comportamiento del equipo ha mejorado, ahora tenemos mucho más orden” dice el vice capitán del Bayern. Al igual que el entrenador, el lateral tiene sus reservas sobre el rendimiento que puede entregar el equipo, “puede ser que regresemos a casa con un empate”. Van Buyten tampoco sabe dónde está el equipo actualmente: “es difícil decir cuándo estaremos en nuestra mejor forma, pero semana tras semana tenemos la impresión de que somos mejores”.

Van Gaal celebra su cumpleaños

Los anfitriones tienen el mismo sentimiento: “estamos por el 70 u 80 por ciento y para empezar contra el Bayern necesitamos estar al 100 por ciento” dijo el entrenador Rangnick, quien aún así se alegra de la categoría del rival, “seguro que este no es el peor momento para jugar contra el Bayern, ellos tienen un nuevo entrenador, nuevos jugadores, y en un par de meses habría sido más duro para nosotros”. El Hoffenheim no podrá contar con Prince Tagoe (enfermedad viral), Demba Ba (quien aún no está en buena condición física), Matthias Jaissle (ruptura de tendones cruzados), Luiz Gustavo (lesión en el tobillo) y Tobias Weis (problemas de rodilla).

En caso de que el Bayern regrese a casa con tres puntos, este sería el regalo de cumpleaños perfecto para Van Gaal quien en la fecha del partido celebra 58 años y dice que aún siente una picazón en un día como ese, “pero después de 39 años en este negocio uno aprende a manejar la situación”.