presentada por
Menú
Primer partido en casa

El Bayern espera un 'partido abierto'

El cesped mide 23 milímetros, las líneas se han pintado, las bandas se han montado y los asientos se han limpiado – la Allianz Arena está preparada para el primer partido en casa de la nueva temporada. El sábado viene el Werder Bremen a disputar el duelo norte-sur a Fröttmaning – y allí el FC Bayern tiene un cuenta pendiente contra el Bremen.

Hace un año el equipo bávaro perdió ante su público por 2:5 contra el Werder Bremen. Avergonzado, se sintió entonces Michael Rensing, según reconoció el portero antes del partido del sábado. "Pensé que era un pesadilla. Algo así no puede volver a pasar. Queremos repararlo".

Para Louis van Gaal el resultado del año pasado no tiene un significado especial. "Para los jugadores es seguramente importante, para mí no", dijo el holandés ante su primer partido de Bundesliga en casa como entrenador del FC Bayern. "El Werder Bremen no es el Werder Bremen del año pasado. Tampoco el Bayern de Múnich es el mismo equipo".

La victoria en el punto de mira

Más que la derrota del año pasado, a Van Gaal le preocupan los viajes de sus internacionales con sus selecciones durante esta semana. "Ante un partido tan importante, esto es siempre difícil", dijo el entrenador. No ha podido apenas entrenar y tampoco fue posible mantener una intensa charla sobre el 1:1 contra el Hoffenheim del fin de semana pasado. De todas formas el holandés no está preocupado. "Si jugamos como sabemos, tenemos muchas posibilidades de ganar".

Una victoria es su objetivo declarado ("Es muy importante ganar el primer partido en casa"). También Uli Hoeness cuenta con los tres puntos, "espero del equipo una victoria", aunque advirtió que no había que medir al Werder Bremen por su derrota en casa contra el Eintracht de Frankfurt (2:3). "Ese resultado debemos olvidarlo. Estoy seguro de que el sábado nos encontraremos a otro Werder Bremen. Será muy difícil".

Reencuentro con Borowski

"Un partido abierto", espera Van Gaal, pues el Werder Bremen es tradicionalmente uno de los pocos equipos que no juegan defensivamente cuando visitan Múnich. "No nos temblarán las piernas" en Múnich, advirtió el director deportivo del equipo, Klaus Allofs. También Torsten Frings se presentó combativo: "Si consigues algo allí, puedes hacer olvidar un partido como el que jugamos contra el Frankfurt".

Frings no es el único ex jugador del equipo bávaro en el Bremen. Hace pocas semanas Tim Borowski abandonó la disciplina del club del río Isar, para volver al del río Weser y ahora puede dar algún que otro buen consejo a su entrenador Thomas Schaaf. "La información de Boro sobre el Bayern nos vendrá bien", comentó Schaaf, que para el partido del sábado tiene en defensa bastantes preocupaciones. Sebastian Prödl está sancionado y hay muchas dudas sobre la participación de Naldo.

Vuelta de Ribéry

Bajas también tiene Van Gaal. El capitán Mark van Bommel (rotura de un dedo del pie), Martín Demichelis (rotura de ligamentos), Luca Toni (tendón de Aquiles) y Christian Lell (tarjeta roja), no estarán disponibles para el partido. Aunque si pueden ya volver a jugar, Miroslav Klose y Franck Ribéry que se encontraban lesionados. El francés tal vez juegue "20 minutos" según Van Gaal. "No lo puedo garantizar, pero creo que utilizaré a Franck. Creo que le necesitamos".

Quién jugarán en el once inicial como "diez", no lo quiso revelar Van Gaal el viernes. Tampoco si jugaría Ivica Olic o Klose en la delantera, o quien, Anatoliy Tymoshchuk o Andreas Ottl, jugaría de "seis". Lo que si es seguro es que el equipo quiere hacer olvidar la derrota del año pasado. "Es otra temporada, otro entrenador, otro equipo, es otra situación", dijo Rensing, "y queremos conseguir otro resultado: la victoria".