presentada por
Menú
'Ahora vamos con todo'

El Bayern se despierta con Robben

La ansiada primera victoria y un comienzo excelente de Arjen Robben: Uli Hoeness casi que saltaba de alegría en las gradas. El manager del Bayern chocaba las palmas con el vicepresidente Fritz Scherer y levantaba su puño hacia el cielo en señal de victoria, después del segundo gol de Robben y tercero del Bayern, con el que el equipo muniqués derrotaría 3-0 (PT 1-0) al último campeón, el Wolfsburgo. Dos asientos más alejado, estaba Karl-Heinz Rummenigge, quien tras el pitido final, ya festejaba y miraba al futuro de forma optimista: “Hoy a comenzado de una vez por todas, para nosotros, la Bundesliga. Ahora, vamos a ir con todo”.

Después de tres partidos sin triunfos, este sábado se desató el nudo. Jugando con la formación 4-3-3, el regreso de Franck Ribéry y el nuevo fichaje de Robben como recambio de lujo, el Bayern presentó su “verdadera cara”, como dijo el guardameta Jörg Butt. “Para los rivales no será tan fácil ganarnos como en los tres primeros partidos”, opinó Rummenigge.

El entrenador Louis van Gaal se manifestó “muy conforme” con el rendimiento del equipo. Elogió la disciplina táctica con la que sus jugadores se desempeñaron en el primer tiempo en el que Mario Gómez (28’) colocó en ventaja al Bayern. En el segundo tiempo, Van Gaal pudo regocijarse con su nueva dupla atacante. “Con Ribéry y Robben ganamos en creatividad, eso se pudo ver hoy”.

Dos puntas con máxima calidad

Robben tuvo un debut soñado con dos goles (68’, 80’), ambos con respectivas asistencias de Ribéry. ”Son dos jugadores excelentes”, dijo Rummenigge, “a la carrera es muy difíciles detenerlos. El rival ya no sabe qué puede esperar tanto por izquierda como por derecha. Ahora tenemos dos puntas con máxima calidad“.

Philipp Lahm estaba “contento” de jugar con y no contra Ribéry y Robben. “Hoy se ha podido ver la calidad extraordinaria de estos jugadores. Siempre pueden ganar en la lucha uno a uno, realizar un pase decisivo o convertir el gol decisivo”. Y Franz Beckenbauer dijo orgulloso: “Esta delantera sí que se puede disfrutar”.

’No podemos conformarnos’

También la defensa tuvo una actuación mucho mejor que en la derrota en Mainz, la semana anterior. El mejor ataque de la temporada pasada, el “triángulo mágico” formado por Grafite-Dzeko-Misimovic, se quedó este sábado sin goles. Además los de Munich tuvieron la suerte necesaria: estando el marcador 1-0, Butt paró con grandes reflejos un cabezazo de Dzeko (60`), ya con el marcador 2-0, fue esta vez el travesaño el que impidió que entrara otro tiro de Dzeko (72`) y Lahm sacó un cabezazo sobre la línea (74`).

No podemos pensar que tras un partido ya estamos donde queremos. Tenemos que seguir trabajando”, enfatizó Van Gaal. Y también Bastian Schweinsteiger advirtió: “No podemos conformarnos con esto. En cuatro partidos sólo hemos sumado cinco puntos, eso no es lo que el Bayern se merece”. Ahora se trata de “recuperar el terreno perdido”.

’En la buena senda’

El Bayern ha podido recuperar la confianza necesaria ante el Wofsburgo, tras una semana en la que todos estaban “con una sensación rara”. (Gómez: “No sabíamos dónde estábamos parados”). “Se pudo ver que estamos en la senda correcta”, dijo Lahm y Butt agregó: “Es importante ahora, que sigamos en esta línea. De esta forma tendremos muchos más momentos gratos con el equipo”. Desde la tribuna, Uli Hoeness espera poder levantar muchas más veces su puño en señal de victoria.