presentada por
Menú
Del banquillo a las gradas

Hoeness tendrá que acostumbrarse

Durante más de 30 años, Uli Hoeness estuvo siempre bien cerca de los acontecimientos. Durante más de 30 años mostró sus emociones al borde del campo de juego, fue el primero en saltar para abrazar al entrenador para celebrar goles, intervino para discutir decisiones arbitrales con el cuarto árbitro o buscó -como alguna vez ante el Betzenberg de Kaiserlautern- ir directamente a confrontar con el banco contrario. Pero todo eso ya es historia.

En el primer partido de Bundesliga de la temporada ante el 1899 Hoffenheim, Hoeness ocupó su nuevo lugar en el estadio. Junto su colega de la junta directiva, Karl Hopfner, se sentó en el palco de honor del Rhein-Neckar-Arena y siguió todo el partido desde una nueva perspectiva. El lugar junto al entrenador Louis van Gaal, fue ocupado por el nuevo director deportivo Christian Nerlinger.

“Está claro, que desde allí tengo un punto de vista totalmente distinto“, dijo Hoeness y reconoció que aún debe “adaptarse“ a esta nueva situación. Incluso, debe acostumbrarse a la posibilidad “de confrontar con algún que otro espectador“ cuando el equipo juegue de visitante. Es que Hoeness no sería él mismo, cómo reconoce, “si un aficionado critica algo de manera poco objetiva, no me voy a callar la boca“.

Nuevo lugar, nuevo compañero de banco, nueva perspectiva, pero la actitud desafiante parece que prevalecerá. “Creo que si el equipo sigue superándose como lo hizo hoy, pronto estaremos al frente de la tabla de posiciones“, agregó Hoeness.