presentada por
Menú
Arranque ante el Hoffenheim

Primero “decepcionante”, después “excelente”

Al finalizar el encuentro, nadie sabía muy bien si debía alegrarse o enfadarse. El Bayern volvió a Múnich con un empate 1-1 ante el Hoffenheim en el partido de apertura de la Bundesliga.

Una vez más, como la temporada anterior, fue un emocionante duelo que hizo delirar a los aficionados. “Considerando las oportunidades que tuvimos, deberíamos haber ganado“, dijo Louis van Gaal, quien hubiera deseado llevarse los tres puntos en este primer partido que coincidió con su cumpleaños número 58. Pero el Bayern se durmió por momentos, aunque en otras situaciones tuvo la suerte de su lado.

“Mi equipo se olvidó de jugar al fútbol en el primer tiempo. Eso fue decepcionante para mí”, dijo Van Gaal después del partido. Sorpresivamente, el Bayern se colocó en ventaja con un gol de Ivica Olic, aprovechando el primer ataque peligroso junto a Hamit Altintop y Danijel Pranjic. “Primer partido, primer gol”, declaró contento el croata sobre su gol en el minuto 25 , aunque también un poco triste de que el Bayern no haya ganado. “Un punto está bien, también”, agregó.

Ante 30.150 espectadores que colmaron el estadio Rhein-Neckar-Arena, el Hoffenheim comenzó jugando muy fuerte. Los locales tuvieron la mala suerte de que el árbitro Babak Rafati no diera por válido un claro gol. Un cabezazo de Josip Simunic dio primero en el travesaño y luego cruzó la línea en el aire. “Levanté el brazo e inmediatamente miré hacia el árbitro”, describió Michael Rensing la situación. Poco antes del entretiempo, en el minuto 41, Chinedu Obasi logró empatar el partido para los locales en 1-1, con un tiro rasante.

El equipo muestra otra cara tras la pausa

“En el primer tiempo no hemos jugado muy bien. Nos complicamos mucho, jugamos balones muy largos. Deberíamos haber dejado correr más el balón”, comentó Mario Gómez sobre los primeros 45 minutos. Pero en el segundo tiempo, el Bayern mostró su nueva cara. El equipo de Ralf Rangnick no volvió a tener grandes oportunidades. “En el segundo tiempo, hemos jugado mucho mejor. No tuve la sensación de que fuera un partido de visitante. Controlamos el balón y el Hoffenheim se vio en varias situaciones complicadas”, dijo el manager Uli Hoeness.

Alexander Baumjohann (52`), quien ocupaba el puesto pensado en realidad para Franck Ribéry, atrás de los delanteros funcionando como un 10, Bastian Schweinsteiger (61`) y Gómez (64`) tuvieron las mejores oportunidades de convertir. Pero, o bien el portero Tino Hildebrand las rechazó o se encargó de eso el poste. “Estoy conforme con el segundo tiempo”, analizaba Van Gaal.

Van Bommel lesionado

Un sabor amargo al margen: el capitán Mark van Bommel se lesionó el pie y debió abandonar el partido en el minuto 80. Aún no está claro si podrá participar del encuentro el próximo sábado ante el Werder Bremen. Anatoliy Tymoshchuk ocupó su lugar siendo ese su primer partido en la Bundesliga. Lo mismo que Holger Badstuber, quien debió ocupar el puesto de Martín Demichelis, que también se encuentra lesionado.

Debido al mejor rendimiento en el segundo tiempo, Hoeness no duda del futuro. “Hemos visto claramente lo que quiere el entrenador. Especialmente en el segundo tiempo se pudo poner en práctica: haciendo pressing, en el juego con el balón y sin él. Hemos visto muchas cosas que últimamente no veíamos”. A pesar de que el manager no estaba del todo conforme con el empate, sí lo estaba con el rendimiento del equipo. Hoeness: “Para ser sólo cinco semanas (bajo la conducción de Van Gaal) estuvo muy bien”.