presentada por
Menú
Le falta entrenamiento

Ribéry falta, Toni vuelve

Corrió y corrió y corrió... Durante una hora, a veces en carrera lenta a veces en slalom, Franck Ribéry corrió el jueves en el campo de entrenamiento, dirigido por el entrenador físico Thomas Wilhelmi. Por la tarde otra vez lo mismo, a veces corría rápido, a veces en zigzag entre conos. Era el principio de una dura semana para el francés. "Hemos acordado que entrenará duro una semana el aspecto físico" explicó Louis van Gaal. Pero el sábado en Maguncia Ribéry no jugará.

"Contra el Maguncia no puede jugar", dijo Van Gaal. Tras las semanas que ha estado con problemas, últimamente con los abductores, el francés no tiene todavía la condición física necesaria. "Ríbéry ha estado más tiempo lesionado, que entrenando", explicó el entrenador, "ha entrenado algo más de una semana. Eso es demasiado poco. Todo jugador que sale de una lesión, necesita recuperar la forma".

Y a eso se dedicará ahora Ribéry. Su participación en el partido de la selección francesa y en el partido contra el Werder Bremen, fue demasiado pronto, aunque sólo jugó unos minutos. "Creo que nos equivocamos. Fue demasiado", opinó Van Gaal, que ahora espera que Ribéry esté disponible la próxima semana. "Tal vez pueda jugar 20 minutos contra el Wolfsburgo".

Luca Toni vuelve

Más tiempo tendrá que esperar Luca Toni para estrenarse en la nueva temporada. Al contrario que Ribéry, el italiano, por sus problemas en el tendón de Aquiles, no ha podido entrenarse ni una sola vez con el resto del equipo. En las dos últimas semanas estuvo en Italia, con permiso del club y del entrenador (Van Gaal: "Aire fresco viene bien"), para tratarse allí. "Vuelve esta tarde, como estaba planeado", informó Van Gaal el jueves.

El viernes lo examinará el jefe médico del club, Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt y a continuación le hará un plan de entrenamiento. Al igual que Ribéry, Toni necesita recuperar la forma, explicó Van Gaal. Cuando podrá jugar, no está todavía claro.

Cuando llegue ese momento, luchará por un puesto en el equipo. "A Luca no hay que descartarlo", dijo Karl-Heinz Rummenigge, "estoy seguro, que entrenará y trabajará duro para volver. Entonces lo pasaremos bien con él en Múnich".