presentada por
Menú
Bayern (casi) feliz

Con poder ofensivo y en la buena senda

Al final, Louis van Gaal no podía parar de festejar. Cuando en el minuto 88, Thomas Müller selló el 5-1 de la victoria con un impresionante tiro desde 22 metros, se pudo ver durante varios segundos al nuevo entrenador del Bayern con cara de felicidad y con los brazos en alto al lado de la cancha. Un poco más arriba, en el palco de la tribuna principal, también se vio muy conformes a Karl-Heinz Rummenigge, Uli Hoeness y a Karl Hopfner siguiendo el partido ante Borussia Dortmund. Hoeness se paró alzando el brazo al finalizar el partido y Rummenigge disfrutaba frotándose las manos.

Después de la segundo victoria consecutiva, el Bayern volvió a la tranquilidad. El peor comienzo de temporada en 40 años, con sólo dos puntos en tres partidos y el vergonzoso 1-2 en Mainz para rematarlo, quedó casi en el olvido. “Tras lo ocurrido en Mainz no estábamos deprimidos sino desilusionados. Hoy estamos muy conformes, pero no eufóricos”, dijo Rummenigge en los vestuarios del Signal Iduna Park.

Porque más allá de lo bello que haya sido el histórico triunfo del Bayern en Dortmund, (el Bayern venció al BVB por primera vez desde 1991 y es en total la segunda vez que logra levantar un partido ante este equipo): no todo fue oro lo que brilló. “Empezamos mal. En los primeros 15 minutos no tocamos casi la pelota”, repasó Van Gaal, “perdimos demasiados balones”, agregó Philipp Lahm.

Dortmund aprovechó esos pasajes de desconcentración del Bayern y justamente un ex jugador bávaro puso la merecida ventaja por 1-0 en el minuto 10. “En los primeros 20,25 minutos hicimos muy poco. Tuvimos algunas dificultades“, consideró Daniel van Buyten, quien habló del sermón que les echó Van Gaal en el entretiempo: “El entrenador fue muy claro“. Antes de la pausa, Mario Gómez se había encargado al menos de marcar de cabeza el empate en el minuto 36 y dejar más tranquilo a su entrenador.

Pero el segundo tiempo fue lo más parecido a lo que pretende Van Gaal. “Jugamos mejor en general y aplicamos mejor la táctica. Casi no dejamos pasar las ocasiones y marcamos grandes goles“, dijo el portero Jörg Butt, que casi no fue exigido en la parte complementaria. Tres de los cuatro goles tras la pausa fueron conseguidos por dos jugadores que no comenzaron en el once titular, Franck Ribéry (65') y Thomas Müller (78'/88'). El gol del 2-1 lo anotó Bastian Schweinsteiger, quien cree que “el resultado se ve muy bien y hemos marcado grandes goles, pero por cómo jugamos el primer tiempo, no podemos decir que es nuestro mejor partido hasta ahora“.

Próxima parada, Liga de Campeones

Con esta victoria, el equipo encuentra mayor motivación para afrontar el inicio de la Liga de Campeones, el martes en Tel Aviv. “El equipo se sintió bien con el 4-3-3. Así ganamos 3-0 ante el Wolfsburgo y 5-1 en Dortmund“, analizó Schweinsteiger. “Si jugamos siempre como lo hicimos hoy en el segundo tiempo, entonces podremos conseguir todos nuestros objetivos esta temporada“, dijo Schweinsteiger en relación al partido del martes.