presentada por
Menú
'Un buen comienzo'

Primer paso hacia octavos

En la "Colina de la primavera", que es lo que traducido significa Tel Aviv, a la "planta de octavos" del FC Bayern le han salido los primeros brotes. "Hemos puesto los cimientos para alcanzar los octavos", dijo Karl-Heinz Rummenigge poco antes de la una de la noche en su discurso durante el banquete que se celebró en el hotel donde se aloja el equipo y brindó con Uli Hoeness, Karl Hopfner, el equipo técnico y los jugadores por la victoria por (3:0) (0:0) ante el Maccabi Haifa. "Hemos tenido un buen comienzo".

Con la séptima victoria consecutiva en el primer partido de la Champions League y con el liderato del grupo A, toda la expedición pudo disfrutar de la cena. "Podemos estar muy satisfechos. Hemos logrado un resultado muy bueno y estamos ahora en una buena situación", opinó Hoeness, pensando en el 1:1 que se dio en el otro encuentro del grupo, entre el Juventus y el Girondins de Burdeos. "Ha salido exactamente como nos habíamos imaginado", dijo Rummenigge.

Dentro de dos semanas el Juventus acudirá a la Allianz Arena, con la presión de haber cedido un punto en casa. "El Juventus no puede permitirse perder en Múnich", dijo Rummenigge, para quién el objetivo debe ser mantener el liderato del grupo. "Queremos intentar mantener el puesto que ahora tenemos al final de la fase de grupos. Será difícil, pero lo intentaremos".

Difícil fue también el primer partido en Israel. Pues el encuentro no estuvo durante mucho tiempo tan claro, como parece indicar el resultado final, 3:0. "El Maccabi ha jugado mucho tiempo mucho mejor de lo que refleja el resultado", dijo Hoeness, "todos los que advirtieron de que no sería un contrario fácil, tuvieron toda la razón durante una hora".

'Mejor primera parte de la temporada'

Eso es lo que también dijo Louis van Gaal. "El Maccabi es un contrario difícil, eso lo había dicho antes del partido y lo he visto hoy durante el encuentro", dijo el entrenador tras el pitido final. Pero no sólo elogió al contrario, también a su equipo: "estoy muy satisfecho. Creo que hemos jugado la mejor primera parte de la temporada".

Muy hábilmente, en la primera parte, el FC Bayern dejó correr el balón y al contrario y gozó así de algunas ocasiones. "Lo que no conseguimos fue hacer algún gol", dijo Philipp Lahm. Hasta la mitad de la segunda parte no logró Daniel van Buyten el 0:1 (minuto 64). "El primer gol fue el más difícil, luego fue más fácil", dijo el goleador. Thomas Müller hacia el final del partido (85.,88.), con sus dos goles, dejó el marcador en el definitivo 0:3. "Ha sido una victoria muy trabajada, pero estamos contentos", dijo Van Buyten.

Condición física y paciencia

Apoyado por su público, el Maccabi luchó mucho durante casi todo el partido. Pero lo que resultó decisivo es que los jugadores del Bayern, al contrario que los del Maccabi, incluso con 30 grados de temperatura, mantuvieron el alto ritmo hasta el final del encuentro. "Estamos en condiciones de jugar 90 minutos a tope y podemos aprovechar cuando el contrario se va cansando. Eso lo conseguimos contra el Wolfsburgo y el Dortmund, y también lo hemos conseguido hoy aquí", explicó Hoeness.

"Es siempre difícil para nuestros contrarios mantener un alto ritmo de juego. Lo hemos visto ya en la Bundesliga y hoy ha sido el problema del Maccabi Haifa", opinó Van Gaal, para él que la victoria había sido "muy merecida". Pero los del Bayern de Múnich saben que también tienen que agradecer a Jörg Butt, el haber mantenido el marcador, primero en 0:0 y luego en el 0:1, con sus buenas intervenciones.

It´s more to come

"Detrás podemos seguramente mejorar algún que otro aspecto. Pero eso irá saliendo", dijo Hoeness, que no dudó en elogiar al equipo por las tres victorias seguidas con un marcador globar de 11:1. "Podemos estar muy satisfechos con el rendimiento y además: it´s more to come". En la "Colina de la primavera", el FC Bayern ya se alegra de que llegue el verano.