presentada por
Menú
'Fue algo impulsivo'

Ribéry convierte, vuela y encanta

Para poder juzgar el rendimiento de Franck Ribéry, hay que tener en cuenta lo siguiente: el francés es con 1,70 m y 72 kilos un peso muy diferente al de Louis van Gaal (1,87, 97 kilos). Y sin embargo, este sábado, Ribéry hizo tambalear a su entrenador. Luego de convertir el 3-1 en Dortmund, se fue corriendo a la línea lateral y saltó festejando a los brazos de Van Gaal. “Siempre me alegro cuando un jugador festeja conmigo un gol”, diría Van Gaal más tarde, “pero no fue fácil mantenerme en pie”.

El holandés tambaleó, pero no se cayó. “Está en forma”, opinó Ribéry sonriendo y explicó por qué celebró de esa forma su gol. “No lo había planeado, fue algo impulsivo”, dijo y habló de su frustración de las últimas semanas. Lesiones (tendón de la rodilla, pantorrilla, aductores) lo mantuvieron mucho tiempo fuera de la cancha, además de que en la prensa se leía que su relación con Van Gaal no sería la mejor.

“Se escribieron muchas cosas que no son verdad“, dijo Ribéry, que con su festejo también dejó claro lo que piensa del entrenador. “Franck demostró que quiere al entrenador”, dijo Van Gaal. Ribéry aceptó que tanto él como sus compañeros tuvieron que acostumbrarse al nuevo técnico. “Al principio no lo conocíamos. Tiene un carácter especial y exige mucho. Pero nunca hubo un problema entre nosotros”.

Ahora, se puede observar en la cancha, lo bien que le hace Van Gaal al Bayern, acentuó el francés. “Necesitábamos un entrenador así. Es muy inteligente, tiene mucha experiencia”. Y tiene una buena relación con los jugadores. “Franck no está recuperado por completo. Lo sé y él mismo lo sabe, sólo los medios opinan otra cosa”, aclaró el holandés en relación al tiempo que hizo jugar a Ribéry.

Esto ocurrió en Dortmund por tercera vez. “Me hizo muy bien haber jugado un medio tiempo”, dijo Ribéry, conforme con su rol. Sabe que “aún necesito ritmo, necesito algunos partidos más”. Pero el francés se acerca cada vez más a ocupar un puesto en el once inicial. “No sé si estoy en forma para 90 minutos. Pero estoy en condiciones de ser titular. Estar en el banco, se está volviendo aburrido“.

En los siguientes partidos, Ribéry pretende seguir trabajando en su condición física y en su estado de ánimo. “Me hizo muy bien haber marcado un gol”, opinó sobre su primer tanto en esta temporada. En un tiro libre a unos 20 metros colocó el balón en el ángulo. “Fue genial”, opinó Philipp Lahm. Ya había participado en el 2-1 de Bastian Schweinsteiger. “Demostró, como también lo hizo contra el Wolfsburgo, que es un gran jugador”, elogió Van Gaal al francés.

¿Nuevo contrato en Munich?

Y por esta razón los responsables del Bayern dejaron varias veces en claro que quieren prolongar su contrato, que vence en 2011, tema que Ribéry no descarta. “El club ya tendrá alguna idea, yo también tengo la mía. En el fútbol, a veces las cosas ocurren rápidamente. Una pequeña reunión y se deciden muchas cosas“.

Munich se ha convertido entretanto en un segundo hogar para el joven de 26 años. “Me siento muy querido aquí. Me hace bien que, sobre todo la gente importante del club confíe en mí. También la reacción de los aficionados ante mi regreso me hizo bien. Eso le da muchas fuerzas a un jugador”. Parece que también mucha fuerza para saltar.