presentada por
Menú
'Ahora se necesitan victorias'

Bayern en Champions bajo presión

Cuando Karl-Heinz Rummenigge cinco minutos antes de la medianoche, inició su discurso del banquete en el hotel del equipo "The Regent ", el directivo no estaba para bromas. Más bien habló de la "merecida derrota " contra el Girondins en la Champions y no ahorró críticas al valorar la actuación del equipo de Louis van Gaal.

"Me gustaría recomendaros y animaros encarecidamente a que tengáis otra actitud diferente a la de la primera parte. Sino no será el camino del éxito del FC Bayern esta temporada", dijo el presidente del club. El 2:1 (2:1) fue la primera derrota en la fase de grupos de la Liga de Campeones desde hace cuatro años. Con los cuatro puntos que ahora tiene el equipo en tres partidos (el peor comienzo en Champions desde 2002), baja de la primera a la tercera posición y queda ahora bajo presión. "De los dos próximos partidos en casa contra el Burdeos y el Haifa tenemos que ganar los seis puntos", exigió Rummenigge.

Oportunidad desperdiciada

Y eso que el equipo tuvo el miércoles en Burdeos la gran oportunidad de allanar el camino para octavos. Ya en el minuto 6 gracias a un gol en propia meta de Michael Ciani, el Bayern de Múnich se puso por delante en el marcador. "El partido era tras seis minutos como pintado", dijo Rummenigge.

"Tuvimos un regalo del cielo", dijo Van Gaal, "pero tras el gol hemos jugado cada balón con el contrario". Y realmente con el rápido gol, el equipo no se sintió para nada seguro, sino que por el contrario con numerosas pérdidas de balón, hicieron que el Burdeos se metiera en el partido. "Tras el 0:1, en un partido fuera de casa, hay que jugar controlado y dominando, pero eso no lo hemos conseguido", dijo el capitán Mark van Bommel.

Muchas faltas

A ello se añadieron numerosas faltas en zona peligrosa cerca del propio área. "Queríamos evitar jugadas a balón parado y no jugar demasiado cerca de nuestra área. Pero no lo hemos conseguido para nada", criticó Lahm. Tanto el empate de Ciani (28.), como el gol de la victoria del Burdeos de Marc Planus (40.) resultaron de jugadas a balón parado.

En esos momentos el Bayern de Múnich ya jugaba con diez jugadores por la expulsión por doble amonestación de Thomas Müller. "He hecho un flaco servicio al equipo y he perjudicado al club. Lo siento mucho, por eso he perdido perdón al equipo", dijo un arrepentido Müller tras el partido. Dos veces llegó tarde a un uno contra uno y en vez de con el balón, se encontró con el contrario. "Ha sido una noche amarga para mí", dijo Müller y añadió: "No creo que el Burdeos fuese tan fuerte, sino que fuímos nosotros los que en la primera parte estuvimos muy flojos".

Se nota la falta de Ribéry y Robben

Para Rummenigge la expulsión de Müller fue importante, pero no determinante en el desarrollo del partido. "Hemos echado de menos muchas cosas en la primera parte: disposición para correr, lucha, inteligencia", analizó el directivo. Además se notó mucho la falta de jugadores creativos como Franck Ribéry o Arjen Robben. Ya antes del partido Van Gaal había dicho que los dos jugadores "no se pueden sustituir". Para Van Bommel lo ofrecido por el equipo "no es digno de un club como el FC Bayern".

Tras el descanso el Bayern a pesar de estar en inferioridad numérica, tuvo el balón más tiempo en su poder y en un cabezazo de Toni incluso una gran ocasión de empatar. Pero su remate desde dos metros se fue al poste (72.). "Con un poco de suerte podríamos haber empatado, pero al final tenemos que estar contentos de haber encajado sólo dos goles", dijo Van Bommel.

Rummenigge exige reaccionar

Con dos penaltis parados a Joann Gourcuff (66.) y a Jussie (88.), el portero Jörg Butt evitó una derrota más abultada, lo que puede terminar siendo muy importante de cara a la clasificación. Con un 1:0 en el partido de vuelta dentro de dos semanas el Bayern de Múnich puede volver a ponerse por delante del Girondins.

"Todo es todavía posible. Pero claro tenemos que jugar mejor", dijo Lahm. Para Rummenigge no sólo hay que hacerlo en la Champions. "Ahora el equipo tiene que reaccionar y eso no sólo referido a los dos partidos de Champions en casa, sino que tenemos que empezar ya el sábado contra el Frankfurt en la Bundesliga", dijo el directivo y añadió: "Ahora se necesitan victorias".