presentada por
Menú
Acabó la espera por las victorias

El Bayern “otra vez en ascenso”

Tras anotar el gol de la ventaja para el 1-0 Thomas Mueller explotó, el joven delantero de 20 años empuñó sus manos, tensó sus brazos y los levantó al cielo gritando de felicidad en el estadio badenova de Friburgo: 315 minutos del Bayern sin gol habían terminado. “Fue un poco como liberarse pues llevábamos bastante tiempo sin anotar” dijo Mueller al terminar el partido que el club de Munich ganó 2-1 (1-0) en la tarde del sábado contra el Friburgo.

El tercer gol de Mueller en esta temporada fue la piedra sobre la cual se edificó este importante y significativo triunfo del Bayern, los primeros tres puntos luego de tres partidos sin haber ganado, por ello el gerente Uli Hoeness sentenció con alegría “se trataba sólo de obtener los tres puntos y el equipo los consiguió”. El resultado del duelo más importante de la fecha de la Bundesliga debió haberlo puesto aún más contento; los dos punteros del campeonato –Leverkusen y Hamburgo, que están empatados en puntos- se despidieron del partido que los enfrentó con un 0-0 y el Bayern redujo así la ventaja de 8 a 6 puntos.

Tres puntos, no importa cómo. Esa fue la divisa del Bayern para la jornada del fin de semana y poder cumplirla no sólo ocasionó alegría sino también un gran alivio: “Los triunfos siempre son importantes, pero éste lo fue aún más” dijo el entrenador Louis van Gaal; el defensor Philipp Lahm lo complementó diciendo “por supuesto que la presión era grande, pero el equipo se preparó muy concentrado para este partido”.

Como con frecuencia en esta temporada, el Bayern dominó durante largos periodos del partido tanto al balón como al contrario: “En el primer tiempo controlamos pero perdimos también muchos balones pese a no permitir oportunidades de gol, en el segundo dominamos” analizó van Gaal. Para su equipo, sin embargo, tampoco hubo muchas opciones de anotar.

“Para mi gusto tendríamos que haber anotado un par de goles más que le habrían hecho bien a nuestra auto confianza; después del 2-0 tuvimos varías situaciones en las que éramos más en el área sin que se aprovechara esa ventaja” evaluó Hoeness; “después del 2-0 deberíamos haberlo hecho mejor, tuvimos muchas oportunidades en el contragolpe para conseguir el 3-0” opinó Lahm; “estamos contentos con los tres puntos aunque sabemos que tenemos que hacer más goles” remató Bastian Schweinsteiger.

Al final hubo que contentarse con el gol de Mueller (minuto 42) y el autogol de Du Ri Cha (minuto 68), tras pase de Mueller. “En lo deportivo hay mucho campo para mejorar, pero se encontró y exhibió una disposición de lucha, el deseo de que queríamos los tres puntos; jugamos con pasión y eso fue importante” dijo el juvenil delantero que ya acumula 6 goles en partidos oficiales de la temporada.

Ahora una racha

Pero allí también estuvo ese gol en contra durante el alargue, anotado por Stefan Resinger (minuto 90+2). “Ese gol me enojó, no era necesario” declaró al respecto van Gaal, “algo que no debe pasar” opinó Mark van Bommel, quien junto a Luca Toni regresó al plantel luego de una larga pausa; al fin y al cabo luce mejor contra un recién ascendido a la primera división un 2-0 que un 2-1.

Hoeness también se molestó con ese “error cosmético” cometido al final, “pero en general estamos contentos, ahora queremos empezar una racha a cuyo final estemos por encima de todos”. El sábado el Fráncfort visitará el Allianz Arena, pero antes el Bayern quiere acumular puntos en la Champions League contra el Burdeos, y así garantizar el paso a octavos de final, pues como dice Thomas Mueller, el equipo está “otra vez en ascenso”.