presentada por
Menú
El Bayern repunta

Hoeness: 'El equipo está vivo'

Luego de un partido con muchas emociones y del gol de la victoria de la mano de Daniel van Buyten, que Uli Hoeness festejó en los brazos de su colega Karl Hopner, el manager del Bayern tuvo que tomarse unos minutos y hacer una pausa. “Ya vengo”, dijo a los periodistas y se metió en los vestuarios del Allianz Arena. Unos 15 minutos después estaba de vuelta analizando de manera objetiva y tranquilo lo ocurrido en la tarde.

“Este 2-1 no refleja bien lo vivido en el partido. Un 4-1 o 5-1 hubiera sido más justo”, dijo Hoeness tras la victoria ante el Eintracht Frankfurt. “En este momento tenemos que lograr resultados y ganar confianza. Para eso también es necesario, como hoy, un poco de suerte”.

Pero más que suerte, fue el premio al esfuerzo y el justo reconocimiento a un buen ataque. Tres días después del decepcionante resultado por 1-2 en Bordeaux, el equipo del entrenador Louis van Gaal mostró una buena reacción, provocando en el primer tiempo una media docena de ocasiones de gol y no se dejó asustar cuando el rival se puso en ventaja. “Tengo la sensación de que el equipo está vivo, de que hay mucho espíritu. Estoy conforme con la forma en que se ha trabajado después del 0-1. Hemos demostrado una muy buena reacción”, dijo Hoeness. “El equipo mostró actitud y fuerza para dar todo hasta el final”, opinó Philipp Lahm.

La superioridad del Bayern en este partido fue clara. Tuvo 25 tiros al arco contra 9 del Frankfurt, 9 a 3 en tiros de esquina, 15 a 3 en tiros libres y 59 % de posesión del balón, según las estadísticas. Además, tuvo un tiro de Luca Toni que dio en el palo, (séptima vez en esta temporada que le ocurre a un jugador del Bayern). “No tenemos la soltura necesaria para concretar las oportunidades de gol”, dijo Hoeness. A partir de un cambio, que a primera vista podía confundir, se llegó a la victoria cuando el partido se encontraba empatado 1-1.

Cuatro minutos antes de que finalizara el encuentro, el astuto entrenador Louis van Gaal sacó a Luca Toni y metió al defensor Martín Demichelis. A la vez hizo subir a Van Buyten al área contraria. El defensor logró convertir el gol de la victoria en el minuto 88, que Van Gaal festejó señalando varias veces con su índice a la frente. “Cuando creo que con un cambio así puedo ganar un partido, entonces lo hago”, dijo Van Gaal, que ya había demostrado “buen instinto” al hacer ingresar a Arjen Robben y Mario Gómez.

Mérito de Gómez

Robben pudo empatar en el minuto 70 a los del Eintracht, que sorpresivamente se habían colocado en ventaja con un gol de Alexander Meier (60`). Aunque Hoeness opina que el gran artífice del tanto fue Gómez. “Cualquiera podría haber hecho el gol que hizo Robben, pero no el cabezazo anterior. El 1-1 fue gracias a Mario”, dijo el manager que está seguro de que “le va a ser de gran ayuda el gran aporte para alcanzar el empate, que abrió las puertas a la victoria”.

Hoeness aceptó que en los minutos que transcurrieron entre que el Frankfurt se puso en ventaja y el gol de cabeza de Van Buyten, comenzó a sentir “dolores de estómago”, que “hacía tiempo que no sentía”. Por eso es muy grande el alivio de haber ganado merecidamente. “Un empate o una derrota hubiera aumentado la presión (pública) enormemente. En cambio, de esta forma, Van Gaal y su equipo pueden continuar buscando la punta en la tabla de la Bundesliga.

“En una semana hemos logrado achicar la distancia con el puntero de ocho a tal vez cuatro puntos”, dijo Van Gaal conforme. “Ahora estamos de vuelta con los pies dentro de la Bundesliga”, opinó Hoeness sin dejar de recalcar: “Estoy convencido de que el equipo tiene que jugar más seguro. Un Bayern que gana siempre los partidos raspando, no es el Bayern. Nuestro juego en estos momentos está lejos del ideal”.

Tal vez logren acercarse a ese ideal el miércoles, en el segundo duelo con los de Hessen. Ese día, el Bayern jugará como visitante ante el Frankfurt Eintracht por los octavos de final de la Copa Alemana. “Espero que sea un encuentro movido. En un partido de Copa es importante que los espectadores tengan un buen espectáculo”, dijo Hoeness y destacó: “Queremos seguir en carrera y volver a Berlín, y Frankfurt es por lo menos, la mitad del camino”.