presentada por
Menú
'El grupo es difícil'

Mala suerte: sin goles y lesionados

Habían pasado los dos minutos de prorroga y el Bayern, tras un saque de esquina, empezaba un prometedor contraataque. Franck Ribéry paso a Ivica Olic, que iba en carrera y que – es verdad que perseguido por Christian Poulsen – ya sólo tenía un defensa delante. Pero en mitad del sprint del croata, sonó el silbato del arbitro Howard Webb, señalando el final del partido. Y Louis van Gaal no aguantó más en el banquillo. Enfadado se fue al cuarto arbitro y se quejó enérgicamente, pero por supuesto no sirvió de nada.

Se puede entender el enfado de Van Gaal. Durante más de una hora su equipo había hecho muy buen partido y había dominado a los italianos, pero sin recompensa final. "Creo que esta temporada no hemos jugado tan bien como hoy en la primera parte. Hemos tenido muchas ocasiones muy claras, pero no hemos marcado. Es una pena", dijo Van Gaal decepcionado y contento a la vez.

"En la primera parte tuvimos cuatro o cinco ocasiones claras, contra un equipo de tanto prestigio, está muy bien. Por desgracia no hemos marcado, pero por lo demás se puede estar satisfecho del equipo", dijo el directivo Uli Hoeness, que añadió: "la primera parte ha sido magnífica. Hemos visto que podemos jugar a un nivel muy alto". Sólo faltó el gol. "Eso es lo único, que se nos puede reprochar", opinó Miroslav Klose.

"Hemos dominado a la Juve", dijo Philipp Lahm orgulloso, pero el capitán no estaba contento por las oportunidades desperdiciadas: "cuando en la primera parte se va uno tres veces sólo hacia al portero, en la Champions League se tiene que hacer un gol. Pues normalmente no se tienen tantas oportunidades. Tenemos que volver a ponernos 1:0 en el marcador".

Sobre todo antes del descanso desaprovecharon los jugadores del Bayern las oportunidades de ganar el partido. Thomas Müller (4.), el en muchas fases brillante Franck Ribéry (18.) y Klose en alguna que otra ocasión, no consiguieron meter el balón en la portería. "Jugadas bien hechas, los movimientos bien hechos – pero al final el balón tiene que acabar en la red", dijo Klose, que en el minuto 60 tuvo la última gran ocasión del equipo.

El Bayern se mantiene con el empate en primera posición del grupo (4 puntos), pero en lugar de lugar de llevarle cinco puntos de ventaja a la Juventus (2 puntos), está ahora empatado con el Girondins de Burdeos – Maccabi Haifa es último con cero puntos. "El grupo es difícil, lo hemos dicho siempre. Es muy igualado, tal vez el más difícil de todos. Así que no puedes perder ningún partido", dijo Hoeness. En Burdeos (21.10) y a continuación en casa, también contra el campeón francés (2.11), jugará el Bayern los próximos encuentros de la Champions.

Pero más que la desperdiciada victoria, en el Bayern preocupaban a la mañana siguiente las noticias de los médicos del club. Arjen Robben, por una inflamación de la rodilla, tendrá que pasar por el quirófano y será baja de tres a cuatro semanas. También están tocados, Ribéry, de nuevo con problemas en los tendones y Daniel van Buyten, en el pie. Ribéry será baja el sábado contra el Colonia. "Ahora mismo no tenemos ninguna suerte", dijo Van Gaal.