presentada por
Menú
Una noche arrolladora

Se acaba la mala racha

Y de pronto todo fue fácil. Van Bommel elevó el balón por encima de la defensa y Miroslav Klose por encima del portero del Eintracht de Frankfurt, Oka Nikolov, que no pudo evitar el primer gol de la noche. Cinco minutos después Thomas Müller dio un pase hacia el centro del área y de nuevo el remate de Klose, esta vez un disparó raso, acabó dentro de la portería. Klose marcó como si fuese fácil, pero en los últimos tiempos no lo ha sido para él. El delantero no marcaba para el FC Bayern desde hace 232 días.

"Por supuesto que quiero otra cuota de goles. Pero a veces se tienen fases de sequía goleadora", dijo Klose tras dar por acabada esa sequía, que incluso pudo haber coronado con un hattrick. Pero solo, delante de Nikolov, pasó a Müller, que fue el que marcó a puerta vacía el 0:3.

"Bueno, así soy yo", dijo Klose sobre su primer pase de gol, también después de 232 días. "Vi a Thomas con el rabillo del ojo y preferí hacerlo seguro", añadió. Van Gaal elogió al delantero por tener en cuenta a un compañero y lo calificó de "persona sociable. Y así juega también al fútbol. Eso lo aprecio mucho".

El duro trabajo da sus frutos

Dos goles y un pase de gol fueron como un bálsamo para el alma de delantero de Klose. La temporada pasada el jugador fue el máximo goleador del FC Bayern (20 goles) y con siete goles en la Liga de Campeones, estableció un record alemán. Pero una lesión y la consiguiente operación en marzo pasado y una inflamación del periostio en agosto, frenaron a Klose en los últimos meses.

"No ha tenido pretemporada, ahora veo una progresión. Hoy ha hecho dos goles y ha dado un pase de gol. Me alegro por él y espero que lo vuelva a hacer en los próximos partidos", dijo Van Gaal. Klose por su parte explicó que necesita "tener una cierta condición física para jugar bien al fútbol. Y ahora la tengo". Así que el intenso trabajo ha dado sus frutos – y lo mismo se puede decir de Luca Toni. El italiano después de dos tiros al poste en los dos últimos partidos, también pudo romper la mala racha y marcó en Frankfurt su primer gol de la temporada.

Müller no se deja impresionar

Y el otro jugador que también encontró puerta fue el joven Thomas Müller – participó en dos goles y marcó, él mismo, otro. "Para mí hoy ha ido perfecto", dijo Müller, que en los últimos once partidos oficiales, marcó 7 goles y dio 4 pases de gol. El joven goleador no se ha dejado impresionar por la expulsión de hace una semana en Burdeos. "Estas experiencias negativas forman parte del fútbol. Pero como ahora tenemos tantos partidos, no he tenido tiempo de pensar mucho en ello", dijo Müller.

El que tampoco piensa en desmoralizarse, es Mario Gómez. A pesar de su buen comienzo de temporada (5 goles en 6 partidos), el delantero salió del once inicial de Van Gaal. Pero Gómez no piensa darse por vencido y en los entrenamientos lucha como el que más. Lo que por supuesto alegra al entrenador y hace que reciba palabras de ánimo de Klose: "de momento jugamos Luca y yo, pero Mario volverá a tener su oportunidad y a hacer el gol decisivo". Tal vez tenga esa oportunidad en el próximo partido contra su ex equipo, el Stuttgart.