presentada por
Menú
Uno para todos y todos para uno

Arma secreta: el espíritu de grupo

Es el penúltimo partido de la fase de grupos en la Champions League, pero para el Bayern el duelo contra el Maccabi Haifa de este miércoles se siente, en palabras de Philipp Lahm, “como si fuera una final”. Todo porque para que el club de Munich se mantenga con vida, y puede abrigar esperanzas de alcanzar los octavos de final, es obligatorio que gane: “tenemos que salir de la cabina y saltar a la cancha a mostrar que somos el Bayern”.

Luchar desde el primer minuto, mostrar pasión y ganas de ganar, eso es lo que se ha propuesto el equipo para enfrentar al campeón de Israel. En las charlas individuales y colectivas, el entrenador Louis van Gaal le ha inculcado ésto a los suyos; poco antes del pitazo inicial “tenemos que motivarnos el uno al otro para que todos estemos muy despiertos, hay que estar preparados para darlo todo” reveló Daniel van Buyten.

Una vez suene el silbato el Bayer quiere hacer cuanto este a su alcance para regresar como grupo a la senda del éxito. Según Lahm, “tenemos que presentarnos como un equipo, todos tenemos que apoyarnos mutuamente, todos tenemos que motivarnos mutuamente” pues sólo así se puede conjurar la maldición de la falta de victorias. “Tenemos que trabajar juntos por conseguir el éxito, cuando él llegue vamos a ganar mucha confianza” evaluó van Gaal.

De todas formas, una victoria del Bayern el miércoles podría ser inútil, el club podría ser eliminado de la Champions League si Juventus Turín vence al Burdeos. “Dependemos de los otros, no es bueno pero es la realidad” comentó el entrenador, quien además anunció que no se informará sobre lo que pasa paralelamente en Francia: “Tenemos que concentrarnos en lo nuestro, ganar nuestro partido”, considera Lahm.

Maccabi en alza

Pero de por sí esta tarea es complicada: “Maccabi es un buen equipo y siempre estuvo a muy poco de conseguir acumular puntos, incluso en el 0-3 contra nosotros. Ellos juegan bien, tienen una gran técnica, y en los últimos días todo les funciona, están en alza y es difícil ganarle a un rival en esas condiciones” piensa el entrenador van Gaal sobre el campeón de Israel que hasta ahora, en la fase de grupos de la Champions League, no ha conseguido puntos ni goles.

Para superar las adversidades el Bayern cuenta con el apoyo de su afición en la Allianz Arena: “nuestros seguidores están con razón decepcionados, pero pueden respaldarnos” dijo van Gaal refiriéndose a los últimos 4 partidos sin conocer la victoria. Mark van Bommel recuerda el partido de octavos de final contra Real Madrid en el 2007: “El ambiente estaba tan cargado en el estadio que sentíamos que sólo podíamos ganar y a pocos minutos del arranque ya habíamos hecho un gol”.

Bayern, hincha del Burdeos

El espíritu de equipo debe contagiar también a la tribuna si se quiere conseguir contra Maccabi regresar al sendero del éxito: “de esta situación únicamente podemos salir juntos” enfatizó Lahm. Y al final del partido el equipo va a mirar a Francia: “este miércoles somos seguidores del Burdeos, yo espero que por lo menos consigan un empate” confió van Buyten.