presentada por
Menú
“No fuimos lo suficientemente buenos”

Bayern aplica la autocrítica

La puerta de los octavos de final aún permanece entreabierta: si el Bayern gana los restantes partidos contra la Juventus y el Maccabi Haifa, y los italianos de Turín no obtienen una victoria en Burdeos, el club de Munich lograría su paso a la ronda de los 16 mejores equipos de Europa en la Champions League. El Bayern no está eliminado, pero tampoco tiene su propia suerte en las manos.

“No estamos fuera, todavía tenemos una pequeña oportunidad pero dependemos del Burdeos” concluyó el entrenador Louis van Gaal luego de la decepcionante derrota en casa (0-2) contra el Girondins Burdeos en la noche del martes. “Cuando uno quiere mantenerse en carrera en la Champions League, hay que ganar todos los partidos de local; ya tuvimos dos partidos en casa y no hemos ganado ninguno” explicó un “amargamente decepcionado” Joerg Butt.

Hace un par de semanas en la Allianz Arena, contra el Juventus, el resultado no fue el esperado (0-0) pero por lo menos la presentación deportiva funcionó; luego del partido contra el Burdeos los 66.000 espectadores se fueron a casa profundamente frustrados. “No jugamos nuestro mejor partido y en la Champions League hay que hacerlo mejor, eso nos faltó” se quejó van Gaal; Mario Gómez agregó “no jugamos como nos lo habíamos propuesto”.

Aún así, el Bayern tuvo oportunidades de anotar: un centro de Edson Braafheid terminó estrellandose contra el travesaño, un tiro libre de Bastian Schweinsteiger fue pescado en el ángulo por el arquero del Girondins Cédric Carrasso, un disparo de Arjen Robbens falló por centímetros su objetivo, Gómez perdió un mano a mano con el portero y el árbitro no concedió un penalti cuando Michael Ciani, casi en la línea de meta, bloqueó el balón con la mano. “Con algo de suerte nos vamos en ventaja, pero no ocurrió así y las cosas tomaron otro rumbo” dijo Gómez.

La pizca de suerte necesaria para ganar la tuvieron en esta ocasión los franceses que hicieron dos disparos al arco y en ambas ocasiones celebraron un gol: primero en el minuto 37 (0-1) cuando Yoann Gourcuff cabeceó en solitario, luego, en el minuto final, Maroune Chamakh concretó un contragolpe. “Adelante no anotamos y atrás encajamos dos goles tontos, cuando estábamos 0-0 debimos haber recibido el penalti, pero no nos lo dieron” resumió acertadamente el partido el arquero Joerg Butt.

Esa jugada del penalti, sin embargo, no puede convertirse en una excusa para el Bayern: “Hay que ser críticos con uno mismo, no jugamos bien” enfatizó Robben y con ello respaldó al entrenador van Gaal que sostuvo “no tuvimos suerte pero tampoco fuimos suficientemente buenos” y por ello se corre el riesgo de ser eliminados de la Champions League.

“Ahora será aún más difícil, pero mientras sea posible pasar a los octavos de final entonces no es demasiado tarde. Tenemos que levantar la cabeza y continuar hacia delante” sentenció Gómez, quien se niega a darse por vencido. Robben insistió en que “tenemos que mantener la calma, eso es lo más importante en estos momentos. Por supuesto que la decepción es grande, pero hay aún hay muchos partidos por jugar”, el próximo es el sábado ante el Schalke y Robben declaró “tenemos que estar preparados”